El PSOE lleva al Congreso la mejora de la N-230

Gonzalo Palacín Mónica Lafuente

Los socialistas oscenses han presentado en el Congreso de los Diputados y de forma conjunta con los socialistas de Lleida una Proposición No de Ley sobre la N-230 para mejorar de forma urgente los tramos con más concentración de accidentes. Asimismo, proponen una actuación en las travesías urbanas afectadas por la N-230, junto al estudio y proyectos de las variantes en los términos municipales donde sean necesarias.

Audio sin título

El diputado socialista por Huesca, Gonzalo Palacín, incidía en que la N-230 “es una carretera fundamental para la economía de las provincias de Huesca y Lleida” y se refería a las intensas relaciones comerciales entre Huesca, Lleida y Francia y entre las comunidades autónomas de Aragón y Cataluña y la vecina Francia.

Palacín recordaba que el trazado de esta carretera es “sinuoso, sujeto a duras condiciones climáticas, con mucho tráfico pesado que deteriora la vía y la convierte en peligrosa para los usuarios” y añadía que “su importancia en el desarrollo de estos territorios, su deterioro y su peligrosidad han hecho que la mejora de la N-230 sea una reivindicación histórica de los alcaldes y alcaldesas de los municipios afectados en las dos provincias”.

El diputado socialista señalaba que “unidos somos más fuertes y por ello hemos planteado esta iniciativa parlamentaria de forma conjunta con los socialistas de Lleida”.

A juicio de Palacín y tal y como refleja la PNL, es “necesario” invertir recursos para mejorar las condiciones de esta vía, “tanto para su mantenimiento como para las tan prometidas obras de mejora que nunca acaban de concretarse”. El diputado recordaba que se han ubicado radares para controlar la velocidad de los vehículos como medida preventiva y señalaba lo positivo de esta medida pero, remarcaba, “de ningún modo puede ser la única acción por parte de las administraciones responsables y la inversión debe ir más allá”.

En la PNL también se mencionaba el último estudio del RACC, publicado el 15 de diciembre de 2015, que señala a la red de carreteras de Lleida como la tercera más peligrosa de todo el Estado. Tal y como allí se refleja, hasta seis tramos de vías que transcurren por esta provincia registran un riesgo “alto” o “muy alto” de siniestralidad y, concretamente, el tramo de la N-230 entre Vilaller y el límite de la provincia de Huesca se considera “punto negro”.

El texto de la propuesta parlamentaria también recordaba que las carreteras e infraestructuras garantizan un desarrollo equitativo y justo de los territorios y que su conservación y mantenimiento fortalece la cohesión, el reequilibrio territorial y la seguridad de los usuarios.

Comentarios