La SD Huesca no encuentra el camino del gol y pierde con el Girona

girona huesca sd

La SD Huesca perdía 0-1 con el Girona, y volvía a chocar con la misma piedra de muchos partidos. Encadena ocasiones que no culmina, y el equipo contrario mete gol en una acción evitable, en este caso Borja en el minuto 16, y acaba perdiendo. Luis Fernández, Arruabarrena con un tiro al larguero, Morillas, que acabó lesionado, fueron algunos de los hombres que estuvieron muy cerca de marcar. El equipo luchó y lo intentó hasta el final, con un equipo catalán con diez desde el 60 por roja a Lejeune por agredir a Carlos David, pero no fue posible. Los catalanes a la contra también pudieron matar.

Anquela recurrió a Morillas en lugar de Camacho, al que el técnico dejó fuera incluso de la convocatoria, como único cambio en el once inicial, respecto a semanas pasadas. El equipo empezó bien, pero de nuevo un fallo una clara ocasión en las botas de Luis Fernández para haberse adelantado. Se repetía la historia puesto que luego llegaría el fallo de cada día. Ni Carlos David ni Bambock fueron capaces de frenar el avance del Girona que terminó con un despeje de Leo Franco que le dejó el balón a Borja García para marcar a placer y hacer el 0-1.

De nuevo tocaba luchar contra corriente a un Huesca que no supo aprovechar las ocasiones antes del descanso y que además la lesión de Morillas se obligaba a Anquela a meter en el campo a Tyronne.

En la segunda parte fue un asedio constante de los azulgrana sobre la portería de Becerra, pero entre el portero y la falta de acierto las oportunidades se malograban una detrás de otra. El Girona a la contra tuvo las más claras, pero tampoco acertó. La expulsión de Lejeune dejó a los catalanes en inferioridad desde el minuto 61’.

El Huesca insistía con la entrada de Alexander González y Samu Sáiz, pero la pólvora estaba más mojada de nunca. El Girona demostró que es un equipo muy hecho a la categoría y no se puso nervioso, mientras el Huesca lo intentaba de todas las formas posibles, incluso hubo un larguero a disparo de Arruabarrena para rematar la mala fortuna oscense que al final no encontró la suerte de otros partidos y dejaba escapar otra oportunidad perdida para alejarse de los puestos de descenso y meter otro rival en la pelea.

Se pueden sacar muchas conclusiones y hablar de mala suerte, pero el equipo no termina de dar con la tecla para con el fútbol que hace ganar. El Alcoraz sigue viendo escapar puntos y eso tarde o temprano va a condenar al equipo a una situación complicada. Toca recuperarse y pensar en el siguiente encuentro el domingo que viene en Elche. Como mal menor, el equipo sigue fuera del descenso.

Comentarios