Patinazo en la Pista de Hielo de Jaca

Josan Montull

Director de la casa Salesiana de Huesca

El pasado sábado 13 de Febrero, dos autocares y varios coches particulares partimos desde los Salesianos Huesca hacia Jaca para hacer una excursión que llevábamos preparando desde hacía tiempo y que nos llenaba de ilusión. Íbamos a patinar al Pabellón de Hielo de Jaca. Durante la semana anterior nos habíamos puesto en contacto en varias ocasiones con el Servicio municipal de deportes del Ayuntamiento para comunicarles que íbamos a ir un grupo numeroso. Finalmente el viernes comunicamos que íbamos a ir 170 personas y se nos dijo, como en las veces anteriores, “Muy bien, sin problemas”.

Cuando el sábado a las cinco y cuarto de la tarde llegamos a la Pista de Hielo nos llevamos una muy desagradable sorpresa; nos dijeron que no podíamos entrar, que la pista estaba llena. En ese momento estaba lloviendo a chuzos y los niños y familias estaban fuera bajo la lluvia copiosa esperando patinar.

Por más que insistimos, los encargados nos dijeron muy educadamente que no podíamos entrar porque el aforo de la pista estaba lleno y que cuando se llenaba ya no podía acceder nadie más. Nosotros lo entendimos perfectamente; lo que no entendimos –y así se lo manifestamos- es que a lo largo de toda la semana habíamos ido llamando para comunicar cuántos íbamos al Servicio Municipal de Deportes y siempre nos dijeron que no había ningún problema. En ningún momento se nos dijo por teléfono que no se podía reservar; es cierto que así consta en el folleto y en la web de la Pista, pero entendíamos que había que avisar que llegaban 170 personas. Era entonces, creemos, cuando se nos hubiera tenido que decir que no se reservaba, que no nos fiáramos. En tal caso hubiéramos tomado las medidas convenientes.

La situación fue surrealista: 170 personas (unos 130 niños y niñas y un buen grupo de padres y madres) esperando para entrar al Pabellón bajo una lluvia intensa acompañados de unos cuantos educadores. Afortunadamente los autobuses no tenían otro servicio y pudimos volver a Huesca sin necesidad de esperar hasta las 20,30h, hora en la que teníamos que iniciar el regreso.

Ante esto, en mi nombre y en de la Casa Salesiana de Huesca, quiero manifestar lo siguiente:

1- Sentimos una profunda decepción con los responsables de la Pista de Hielo de Jaca porque, después de más de 20 años de haber subido desde los Salesianos de Huesca a patinar, sin haber fallado nunca y manifestando siempre una gran seriedad, hemos tenido un disgusto importante que produjo desilusión manifiesta en tantas familias al ver frustrada la actividad que se organizaba conjuntamente desde la AMyPA y el Club Amigos-Centro Juvenil. Este disgusto, además, comporta una carga económica para asociaciones que tienen unos presupuestos muy humildes.

2- Sin querer dar culpas a nadie, porque creemos que no las hay, pedimos a los responsables de la Pista de Hielo que den a los grupos que, como el nuestro les llaman para acudir a la Pista, todas las informaciones y explicaciones necesarias para que no vuelvan a provocarse situaciones como las que vivimos el pasado sábado. Máxime cuando son grupos que desde hace años han puesto su confianza en esa Institución. Hay que hacer todo lo posible para que cosas así nunca más vuelvan a ocurrir.

3- Agradecemos de corazón la comprensión de las familias que allí estaban; agradecemos la magnífica responsabilidad de los monitores y monitoras que dieron lo mejor de sí mismos para mitigar el disgusto de los chavales y estuvieron hasta las 21.30h atendiendo a los niños. Y de una manera especial queremos dejar constancia del extraordinario comportamiento de todos los niños, niñas y adolescentes que supieron superar la contrariedad y recuperar la ilusión en el autobús y en los locales del Club Amigos donde pasaron el resto de la tarde al llegar a Huesca.

Ojalá que una situación tan sonrojante no vuelva a ocurrir.

Comentarios