La falta de recursos humanos y económicos impiden una mayor actuación ante el maltrato animal

La protectora de Animales sin Techo de Biescas ante los últimos sucesos de maltrato animal que se han dado a conocer por el SEPRONA, lamenta este tipo de acciones y la falta de recursos humanos y económicos de veterinarios oficiales y SEPRONA, que son los órganos encargados, de velar por la aplicación de la ley autonómica, que establece las normas mínimas que deben garantizar los derechos y el bienestar de los animales.

Esto hace que en munchas ocasiones prácticamente sea imposible que la denuncia prospere y en el caso que se consiga, la ambigüedad y falta de concreción de las infracciones junto con la permisividad de quienes las interpretan favorece que las sanciones sean mínimas y en la mayoría de los casos los maltratadores salgan impunes.

Pilar Fanlo, de la citada asociación, recuerda la falta de una Ley Estatal de Protección Animal, siendo los ayuntamientos los que asumen las competencias, desarrollando Ordenanzas Municipales, que en muchos casos, por desconocimiento, son contrarias a la Ley de protección animal de Aragón.

A esto se une el ejecutarla sin criterios claros, sin recursos, o sin voluntad real para aplicarla. Así por ejemplo, la mayoría de los ayuntamientos no hacen nada por evitar la proliferación de animales abandonados en sus calles, ni elaboran censos de perros que facilitaría el control y seguimiento de su estado, como marca la ley autonómica.

Precisa que esta ley también establece la obligación de todo ciudadano a denunciar, sin embargo pocas veces se hace, bien por falta de empatía, ignorancia, o simplemente miedo. Un ejemplo es que tener encadenados a los perros en las puertas de viviendas, cuadras y naves con el único fin de que ladren, en recintos minúsculos de los que nunca salen o en balcones a pleno sol ó con temperaturas bajo 0º, es maltrato animal

Esta asociación en estos momentos está alimentando en diferentes comederos a más de 80 gatos callejeros. Ante este panorama, el papel de las protectoras de animales no es nada fácil, pues para las administraciones consideran que les resultan incomodas al denunciar y exigir que se aplique la ley.

Comentarios