Arranca en Sobrarbe el Seminario especializado en Turismo y cultura hebrea

“Una gran oportunidad para conocer parte de nuestra historia más olvidada”. Así lo señalan los organizadores de esta iniciativa que añaden la necesidad de sacar “el máximo rendimiento al turismo hebreo, cada vez más en alza”. Por ello, hay multitud de actividades previstas, como, por ejemplo, talleres de gastronomía judía, distintos actos relacionados con el emprendimiento en este sector y visitas a monumentos culturales como la judería. Un Seminario que se prolonga hasta el domingo con casi 35 asistentes.

Este sábado, la jornada estará completa de actividades en Morillo de Tou. Por ejemplo, a las 10:00 habrá una conferencia de ‘introducción al judaísmo y a la cultura judía para emprendedores no judíos’ y a las 12:00 el tema será ‘la dimensión del mercado turístico de Israel y las comunidades judías como espacio emisor’. A las 14:00 el restaurante casa Cuello analizará las particularidades de la gastronomía judía. A las 17:00 habrá un taller práctico sobre emprendimiento. Por último, a las 19:00 está prevista una conferencia sobre ‘Turismo hebreo: prácticas que los emprendedores deben evitar. Casos de éxito o fracaso’.

Por último, este domingo concluye el Seminario con una visita guiada a la judería de Aínsa y el Mikvé de Aínsa, con salida desde el Ayuntamiento.

Este Seminario está organizado por la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe con el patrocinio y colaboración del Ayuntamiento de Aínsa, la Comarca de Sobrarbe, el Geoparque y otras instituciones y colectivos.

DOCUMENTACIÓN

El actual territorio de la Comarca de Sobrarbe ha sido habitado por el ser humano desde la Prehistoria. El papel desempeñado por las comunidades judías en este territorio histórico han permanecido en el olvido. En 2014, la Comarca de Sobrarbe, el Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe y el Ayuntamiento de La Fueva, deciden apoyar conjuntamente la investigación del profesor Francisco Andrés Lascorz Arcas, para profundizar en el conocimiento de la presencia judía en esta zona a lo largo de la historia.

En este volumen, el investigador realiza una mirada retrospectiva recomponiendo el relato del devenir de estas comunidades desde su origen: su convivencia con el Islam y con el Cristianismo, la organización de las aljamas; las juderías más importantes; la trágica cruzada de los “pastorelli” franceses; las conversiones forzosas; las actuaciones de la Inquisición; la disputa-adoctrinamiento de Tortosa o su expulsión; entre otras muchas cuestiones.

Además recoge datos sobre su vida cotidiana, sobre las relaciones que establecieron con otros agentes sociales y con los monarcas aragoneses y sobre los judíos sefardíes dispersos por el mundo cuyos antepasados, un día, tuvieron que partir de Sobrarbe.

Durante la realización del trabajo, Jesús Cardiel, director del Museo Paleontológico de Sobrarbe, halla dos restos arqueológicos relacionados con la presencia de las comunidades judías en este territorio. Uno de ellos es un fragmento de piedra arenisca calcárea con ornamentación en una cara, grabada de forma sencilla, esquemática y rústica, que parece ser un fragmento de una lápida de sepultura, de los siglos XII a XIV. Ambas piezas se hallan expuestas en el Museo Paleontológico de Sobrarbe y pueden ser visitadas en la localidad de Lamata.

A estos hallazgos se unen dos descubrimientos muy significativos realizados por el profesor Lascorz en la villa de Aínsa. El primero de ellos consiste en una inscripción hebrea grabada en una de las piedras que componen el paseo de ronda del castillo de Aínsa. Posiblemente, se trate de una piedra reutilizada en época moderna en la ampliación del castillo, que en su origen se ubicaba en alguna construcción o elemento de la comunidad judía de la villa.

El segundo, y más relevante, es el descubrimiento de un baño judío (mikvé) en el sótano de una de las casas que componían la antigua judería de Aínsa, junto al Portal de Abajo. Los mikvaot son los baños rituales en los que, a través de la inmersión, una persona obtiene la purificación o liberación de una impureza.

El mikvé para el baño ritual solía ser una pequeña piscina que contenía un mínimo de aproximadamente 480 litros de agua, no estancada o extraída artificialmente. Se utilizaba con el fin de purificar el cuerpo, sirviendo especialmente a las mujeres hasta una semana después del período menstrual. Éstas debían entrar al mikvé limpias, desnudas y de pie, tres veces. Las judías impuras no podían cocinar, ni ser tocadas.

También se utilizaba para purificar utensilios, para que las mujeres se purificaran antes del matrimonio y después del parto, los conversos al judaísmo después de la circuncisión y los judíos en las grandes fiestas religiosas.

Las dimensiones de la cisterna de Aínsa permiten almacenar más de 2.500 litros de agua de lluvia y el mikvé aproximadamente 1.000 litros de agua. Cumple así los requisitos mínimos para los mikvaot (contener un mínimo de 40 seá, es decir, 480 litros de agua).

Una vez realizada la investigación por el profesor Lascorz, la Comarca de Sobrarbe y el Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe comenzaron a realizar actuaciones para la difusión de este patrimonio entre la población local y los turistas reales y potenciales.

En primer lugar, en enero de 2016 la Comarca editó el folleto turístico Patrimonio Hebreo de Sobrarbe siguiendo la línea de la colección compuesta por otros títulos como Descubre Sobrarbe, El Románico de Sobrarbe, Real Monasterio de San Victorián, Arte Rupestre Patrimonio Mundial de Sobrarbe, Descubre el Geoparque de Sobrarbe, Pirineos Monte Perdido Patrimonio Mundial, etc.

Este libro supone la materialización en papel de la investigación realizada por el profesor Lascorz durante 2015 y será puesto a la venta por el precio de 10€. Para participar en los demás actos del seminario (varias conferencias y comida israelí a lo largo del sábado 5, en Morillo de Tou, así como visita a la antigua judería y al mikvé de Aínsa el domingo 6 por la mañana) hace falta inscripción previa.

Comentarios