La Torre de la Llecina ingresa en la Lista Roja del Patrimonio

Torre de la Llecina

La presencia del patrimonio ribagorzano en la lista roja de la Asociación Hispania Nostra se ampliaba hace unas fechas con la inclusión de la torre del despoblado de La Llecina, en el término municipal de Isábena. Se trata de un bien de interés cultural del Patrimonio Aragonés que ha perdido parte del muro oeste y parte del muro sur, sólo conserva íntegro uno de los lienzos y la parte baja del ábside de la capilla y algunos restos de muros. El riesgo que corre es de hundimiento total de los elementos que quedan en pie.

Fue Cristian Laglera, autor de la trilogía de Despoblados, quien hace casi un año, en abril de 2015, remitió a la asociación, todos los datos e imágenes de los que disponía para que, esta torre fuera incluida en esa lista roja. El proceso que suele ser lento, concluía con la inclusión de este elemento patrimonial en esa lista que recoge aquellos elementos del patrimonio histórico español que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

La torre de la Llecina es, según se recoge en la propia web de la asociación, una antigua fortificación, posiblemente, construida durante el siglo XVI, dadas las frecuentes incursiones de los franceses, sin que aparezca entre los numerosos castillos históricos del primitivo condado de la Ribagorza.

Junto a la torre se conservan los restos de una capilla bajo la advocación de San Juan Bautista, de época románica con modificaciones posteriores.

Otros elementos del patrimonio ribagorzano que figuran en esta lista son la iglesia de San Hilario de Buira (Bonansa), ermita de San Martín de Terraza, iglesia de San Esteban de Villarué (Laspaúles) o la iglesia de San Juan Evangelista (Besians).

Está pendiente de ser incluida la ermita de San Aventín de Sahún.

Comentarios