Más de 70 enfermeros profundizan en Barbastro en el Real Decreto de Prescripción enfermera

La mesa de la Profesión Enfermera, formada por el Colegio de Enfermería y el sindicato de enfermería SATSE, celebraba este miércoles en el Hospital de Barbastro una sesión informativa sobre la situación generada por la entrada en vigor del Real Decreto de Prescripción Enfermera. Califican la medida como “un paso atrás”, según Juan Carlos Galindo, presidente del Colegio de Enfermería y advierten “del colapso que puede sufrir el Sistema Nacional de Salud, si la enfermería cumple a rajatabla el Real Decreto”.

Por parte del SATSE, Ana Bandrés, también ha hecho hincapié en que el Real Decreto ya está en vigor y ha recordado que esta normativa está vigente tanto para enfermeras como para médicos, por lo que la enfermería no podrá aceptar órdenes verbales y todo lo relativo a la indicación, uso y autorización de medicamentos sujetos a prescripción médica deberá quedar escrito en la historia clínica del paciente o en recetas.

Otro de los puntos tratados ha sido la falta de protocolos y guías para el uso y aplicación de medicamentos contempladas, puesto que los que se venían usando hasta ahora no sirven y no se han aprobado los nuevos.

En la mesa informativa también se ha hablado de las dudas sobre la situación en la que quedan las matronas, ya que en la disposición adicional primera no queda claro que legislación se aplique a esta especialidad. Se ha explicado que la mesa de la Profesión Enfermera ha presentado un escrito ante el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, pidiendo que aclare este punto.

Asimismo, la asesora jurídica de ambas organizaciones, Ana Soria, ha recordado que toda actuación fuera de la ley quedaría sin cobertura del Seguro de Responsabilidad Civil que toda profesión colegiada debe tener. Y ahora mismo son muchas las actuaciones que venía realizando la enfermería de forma habitual que quedarían fuera de la ley si no se cuenta con la supervisión médica, como, por ejemplo, la cura de forma autónoma de úlceras por presión con cremas y apósitos medicamentosos. La única ocasión en la que el profesional queda exonerado de esta responsabilidad es en caso de urgencia vital.

Comentarios