Palabras y hechos en los Reconocimientos a favor de la Igualdad de Monzón

Este martes, Día internacional de la Mujer, es la fecha en la que desde hace siete años el Colectivo de Mujeres Progresistas “Clara Campoamor” entrega sus Reconocimientos a favor de la Igualdad, que este año recaían a título individual en la expolicía local Antonia Rodríguez y en el de colectivo a Coordinadora de Asociaciones Feministas de Zaragoza. Además, se entregaban dos accésit a Marivi Broto, actual consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón y a los medios de comunicación locales.

La presidenta de Clara Campoamor, María Susín, tenía palabras de recuerdo para la periodista, recientemente desaparecida y que recibía un reconocimiento del colectivo, Maite Cortina, y recordaba el origen del Día Internacional de la Mujer cuando fallecían en un incendio, provocado por el propietario de la empresa en la que trabajaban en Estados Unidos, más de 100 mujeres por defender sus derechos laborales.

La consejera se mostraba muy emocionada por el reconocimiento ya que es por lo que siempre ha luchado, que no es otro, que por la igualdad y mejorar este mundo, recordando que queda mucho por hacer y se acordaba de su madre, su maestra o de Clara Campoamor y animaba a luchar a las mujeres para conquistar la tierra.

La edil de Políticas de Igualdad, Milva Bueno, reconocía el trabajo de los premiados y su manera de luchar por reducir las desigualdades.

La Coordinadora de Asociaciones Feministas de Zaragoza recordaba que llevan más de 30 años luchando por la igualdad. Delia Lezana destacaba que muchas compañeras no habían podido ir a Monzón por estar manifestándose en esos momentos detrás de una pancarta que decía “Feminismo, Trabajo y Dignidad”.

Su compañera, Noelia Martínez, hablaba del necesario apoyo desde las instituciones, haciendo hincapié en la educación para paliar las desigualdades.

La mayor ovación se la llevaba una emocionada Antonia Rodríguez, que rodeada de su familia, amigos y excompañeros recogía este galardón, que dedicaba a todas las mujeres que trabajan y aquellas que no pueden hacerlo.

Cerraba el alcalde de Monzón, Álvaro Burrell, quien hablaba de iguadad en todo los ámbitos y decía que le resultaba difícil hablar de ello porque el no concibe la desigualdad y sobretodo cuando desencadena en violencia de género.

Los alumnos del Conservatorio eran los encargados de poner la música en homenaje a todas las mujeres.

Comentarios