La Obra Social Ibercaja y Cruz Roja colaboran para ayudar al empleo

Los proyectos “Itinerarios integrales de acceso al empleo” y “Puentes hacia el empleo”, han conseguido la inserción laboral de 102 personas en la provincia de Huesca. Cuando la Obra Social de Ibercaja y Cruz Roja unieron sus fuerzas en este proyecto, un convenio para fomentar la inserción laboral, tenían un claro objetivo común: conseguir que personas con problemas de inserción en el mundo laboral, pudieran contar con las herramientas y mecanismos necesarios para superar esa dificultad

“Itinerarios integrales de acceso al empleo” es el nombre de un programa que ha conseguido saltar la barrera de ser sólo un proyecto para convertirse en una realidad.

Se quería apoyar a las personas en su proceso de búsqueda de empleo, a través de acciones específicas y personalizadas para su inserción. Se empezaba por definir su objetivo profesional, en función de la situación del mercado laboral y de sus propios intereses y capacidades. A partir de ahí se ponían a su disposición todas las herramientas necesarias para mejorar las competencias personales y profesionales y así poder desenvolverse adecuadamente en cualquier contexto de trabajo.

Independientemente del sexo y el origen de la persona, lo fundamental era que dispusieran de los conocimientos y competencias para desarrollar una actividad cualificada y demandada por el mercado de trabajo. Esa tarea -relacionar las demandas del sistema productivo a la realidad socio-laboral de las personas que buscan trabajo- ha sido uno de los elementos clave de este proyecto, que ha servido, en gran medida, para conectar las demandas de empleo de los y las participantes y las ofertas de las empresas.

Orientación personalizada, búsqueda de oportunidades y formación han sido los ejes básicos de un plan detrás del cual hay cientos de horas de trabajo, análisis y esfuerzo para conseguir un resultado que supere los planteamientos teóricos o simplemente asistencialistas.

El espacio de búsqueda activa de empleo ha estado dirigido a informar a los participantes sobre ofertas laborales y formativas, utilizando para ello las nuevas tecnologías. La confección y revisión del currículo, la redacción de cartas de presentación, o la inscripción en bolsas y portales de empleo han sido también ejes de la actividad continuada.

Por último, el área de formación se ha desarrollado a través de talleres y cursos de capacitación profesional adecuados a las necesidades e intereses de las personas participantes en el proyecto y a las demandas del mercado de trabajo local.

El plan, llevado a cabo en toda la comunidad, ha tenido una particular incidencia en la provincia de Huesca donde, durante el año 2015, se ha intervenido con un total de 200 participantes, de los que 136 han sido mujeres y 64 hombres.

Se han desarrollado cursos de formación en competencias personales y sociales, competencias técnicas y en la igualdad de oportunidades. En cuanto a la formación ocupacional, los cursos se han diversificado por sectores profesionales. El abanico, siempre respondiendo a las premisas de demanda en el mercado, ha sido muy amplio; formación en redes, cajeros-reponedores, manipulación de alimentos, limpieza en edificios y locales, aprovisionamiento de bebidas o elaboración de pizzas han sido algunos de esos cursos que han conseguido la inserción de 59 mujeres y 23 hombres, lo que implica un ratio superior al 40 %.

Igualdad de género, igualdad de oportunidades

La Colaboración entre la Obra Social Ibercaja y Cruz Roja ha permitido asimismo, la puesta en marcha en Huesca de otro proyecto, denominado “Puentes hacia el empleo”, centrado en el colectivo femenino, que se ha llevado a cabo a lo largo de todo el año 2015.

El proyecto destinado a mujeres con dificultad social, buscaba promover su integración, fomentar su autonomía y poner en valor sus habilidades personales. Ha permitido que las participantes se entrenaran en competencias valoradas por el mercado laboral y en definitiva que mejoraran su acceso al empleo.

El proyecto ha puesto el énfasis en la igualdad de género y de trato, logrando de esta manera una igualdad de oportunidades efectiva en el empleo.

Buena parte de las mujeres que se han beneficiado del proyecto son víctimas de discriminación múltiple o pertenecen a colectivos en riesgo.

Para conseguir los objetivos del proyecto se han llevado a cabo múltiples iniciativas, entre la que hay que reseñar el acceso y el uso de las TIC entre las mujeres, con el fin de reducir las desigualdades de género existentes. También se ha fomentada la creación de lazos y redes de apoyo entre las mujeres para reducir el aislamiento que sufren muchas de ellas y se ha facilitado la participación a través de ayudas y medidas complementarias de conciliación.

El perfil mayoritario de las usuarias a las que se ha dirigido el proyecto es el de mujeres en dificultad social, responsables de familias monomarentales, víctimas de violencia de género, inmigrantes o mayores de 45 años.

Son mujeres con escasa o nula cualificación, sin experiencia laboral, o con experiencia que se ha caracterizado por contratos eventuales, alta inestabilidad, empleo precarios o en economía sumergida que no pueden acreditar, o mujeres que, por cambios personales -divorcio, viudedad, pareja en paro- se enfrentan a su primera búsqueda de empleo.

También ha habido mujeres que sí contaban con experiencia y formación, pero que no estaban cualificadas con los requerimientos actuales. En el caso de las víctimas de violencia de género se ha dirigido fundamentalmente a mujeres que se encuentran en sistemas de protección en casas de acogida.

Todo ello ha permitido que a lo largo de 2015 participaran un total de 60 mujeres, de las que 20 han conseguido encontrar un puesto de trabajo, insertándose en un mercado laboral que les era enormemente hostil.

La suma de objetivos, el esfuerzo de todos los participantes y sobre todo la coincidencia de intereses entre la Obra Social Ibercaja y Cruz Roja, ha conseguido cambiar la vida a esas mujeres y les ha abierto unas puertas que para ellas eran casi infranqueables, en un entorno que es hoy más justo e igualitario.

Comentarios