Los libreros reclaman de Educación el cobro de las becas de los libros de este curso

libros de texto material escolar papelería

Las Asociaciones Provinciales de Librerías se han dirigido por escrito a la Consejera de Educación del Gobierno de Aragón, María Teresa Pérez, informándole de que seis meses después del inicio del curso escolar, las librerías aragonesas todavía están pendientes de cobro de las ayudas de los libros.

En este sentido, las asociaciones de libreros lamentan que en una reunión mantenida en julio pasado se les garantizó que los plazos de pago serían como en años anteriores, lo que en la práctica significaría que para estas fechas se deberían haber recibido parte o el total de los importes pendientes.

Además en la misiva se subraya que incluso “el pasado uno de febrero, en una reunión en la sede de su Consejería, responsables del departamento se comprometieron a facilitar en menos de una semana un calendario de pagos y a abonar estas facturas lo antes posible”, y sin embargo transcurrido más de un mes de dicha reunión, “no tenemos una respuesta concreta, y eso a pesar de nuestras insistentes llamadas a su departamento, con la consecuente preocupación para el sector”.

Desde las Asociaciones de Librerías aragonesas se considera que este retraso está causando un daño muy grave en el tejido comercial de Aragón. En este sentido, muchas librerías se ven forzadas a acudir a líneas de crédito que coartan su desarrollo empresarial al tener que destinar un importe muy elevado de su liquidez a sustentar la política social del Gobierno de Aragón. Y es que, en definitiva, las librerías señalan que son ellas las que con su esfuerzo están sosteniendo la financiación del sistema de becas del Gobierno de Aragón, con la incertidumbre de no saber cuando se cobrará. De producirse un mayor retraso en el pago muchas librerías tendrían graves problemas económicos y financieros.

Finalmente, en la carta a la Consejera, las tres asociaciones de libreros solicitan que “el importe de estas ayudas a las familias -no a los libreros que somos proveedores- se incluya dentro del presupuesto destinado al año de inicio del curso, no en el siguiente, de esa forma podrían pagarse las facturas con celeridad y no estarían expuestas a la aprobación o no de dichos presupuestos, siendo que el gasto ya está realizado”.

Además reclaman que “los libreros seamos reconocidos como proveedores y no perceptores de subvenciones del Gobierno de Aragón, ya que son las familias las que reciben las ayudas, no los libreros”.

Comentarios