Satisfaccion en CHA con la sentencia que paraliza "el intento de pelotazo de Castanesa"

Ante la noticia de la anulación del Plan General de Ordenación Urbana De Montanuy por parte del Tribunal Supremo, Chunta Aragonesista, mostraba su satisfacción con la sentencia e igualmente, felicitaba  a  

quienes planteaban, desde el territorio, su apoyo a un modelo  

territorial sostenible para el Pirineo aragonés, a quienes creían  

que otra cultura de la ordenación del territorio de montaña es  

posible.

Carmen Martínez, secretaría general de CHA, señalaba, en nota de prensa, que esta sentencia debe servir como "punto de inflexión"  

para desterrar cualquier nuevo intento de agresión territorial y  

ambiental a nuestras montañas".

CHA se ha opuesto a este proyecto desde el comienzo y esta decisión  

ratifica el planteamiento de la formación política. Recordaban que ya la Sección Primera  de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) había estimado anteriormente el Recurso  

interpuesto por la Asociación de Propietarios y Vecinos del Valle de  

Castanesa, Naturaleza Rural, contra el Plan General de Ordenación  

Urbana (PGOU) del municipio de Montanuy (Comarca de Ribagorza), dado  

que el fin último de ese Plan General era la ampliación de la estación  

de esquí de Cerler a través de Castanesa, mediante, a juicio de CHA,  

de una serie de "recalificaciones urbanísticas a la carta, que debían  

servir para financiar un mastodóntico proyecto"  que contemplaba la  

edificación de más de 2.500 viviendas y casi 3.000 plazas hoteleras y  

que suponía la destrucción definitiva de una de las zonas naturales  

mejor conservadas de Aragón.

Ya se señalaba entonces, recuerdan desde Chunta, que dada «la alta calidad ambiental del  municipio,»  se declara la nulidad de pleno derecho del Plan General  de Ordenación Urbana al no haberse realizado preceptiva la evaluación  ambiental del proyecto, e indirectamente supone "la muerte del  

proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler", ya que  

carecería de cualquier remota posibilidad de financiación. De esta  

forma se hace "inviable económicamente lo que ya lo es  

medioambientalmente", concluía la secretaria general de CHA.

Comentarios