Amado Franco seguirá como presidente de Ibercaja Banco

Amado Franco Ibercaja

El presidente Ibercaja banco y de la Fundación Bancaria, Amado Franco Lahoz, ha comunicado al Patronato de la Fundación su decisión de centrar su actividad en la presidencia del banco, para lo que ha presentado su renuncia a su condición de patrono y presidente de la Fundación bancaria.

En la misma sesión, el Patronato ha elegido como presidente a Honorio Romero Herrero, director de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, entidad fundadora de Ibercaja, y patrono de la Fundación desde su creación, en 2014.

Con esa decisión, el presidente de Ibercaja cumple anticipadamente con lo dispuesto por la Ley 26/2013 de 27 de diciembre de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, que daba hasta el 30 de junio de 2016 para optar por una u otra responsabilidad. Franco Lahoz es presidente del Consejo de Administración de Ibercaja Banco desde 2011 y del órgano precedente, el Consejo de Administración de la Caja, desde 2004.

Asimismo, era presidente de la Fundación bancaria desde su creación, 2014, cuando nació con doble función: social y financiera. Esto es, la realización y fomento de Obras sociales y culturales y la adecuada gestión de su patrimonio en Ibercaja Banco, en el que ostenta el 87,8% de la propiedad.

Banco y Fundación, trabajando en la misma dirección

Tras acreditar una trayectoria dedicada íntegramente a Ibercaja, Amado Franco ha explicado a los miembros del Patronato que, en estos momentos, considera que puede ser más útil y prestar mejor servicio a la institución desde la presidencia del banco que desde la Fundación. Junto a él, también ha optado por permanecer como vocal en el consejo de Administración del banco otro de los patronos financieros, Jesús Bueno Arrese, quien, asimismo, ha renunciado a la condición de Patrono.

Así lo ha expuesto en la sesión del Patronato de la Fundación Bancaria Ibercaja celebrada esta tarde. En la misma sesión, Franco Lahoz ha explicado que ha sido una decisión difícil de tomar, pero que, tras superar con éxito las sucesivas etapas de reconversión del sistema financiero español, había que dar también este paso.

“Hoy, ha dicho a los patronos, podemos estar orgullosos de la realidad conseguida como Fundación y como banco. Ahora, cada uno, desde la responsabilidad que desempeñe, tenemos la satisfacción de formar parte del mismo grupo y la determinación de seguir trabajando, en el ámbito que a cada unos nos compete, en la misma dirección para preservar nuestros valores, nuestra vocación social y nuestro compromiso. Gracias a todos por vuestra colaboración. Estoy seguro de que Honorio Romero, a quien acredita su valía profesional y capacidad de compromiso, será un gran presidente”.

 

A la vez, Jesús Bueno Arrese (Castilliscar, 1950), que continúa como vocal en el Consejo de Administración, es un experto en materia financiera que ha dedicado toda su trayectoria profesional al servicio de Ibercaja, en la que ejerció con gran acierto las relevantes responsabilidades que ocupó en la alta dirección. Bueno Arrese, que en su juventud compatibilizó estudios y trabajo, entró en Ibercaja por oposición en 1976 y atesoró una gran experiencia a lo largo de sus diferentes funciones, que le llevaron  ser, en 1992, director general adjunto y, en 2008, secretario del Consejo de Administración de Ibercaja y presidente de Ibercaja Vida. Con la conversión en banco, asumió una de las vocalías del nuevo Consejo. Por sus conocimientos financieros, se incorporó en un primer momento al Patronato y ahora, en aplicación de la normativa, opta también por dedicarse a la institución desde el Consejo del Banco.

 

Como presidente del banco, Amado Franco Lahoz dirigirá el último tramo de la aplicación de la  Ley 26/2013 de 27 de diciembre de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, que establece la reducción de la posición de la Fundación por debajo del 50% de accionariado. En el primer nivel del banco continúa como vicepresidente José Luis Aguirre Loaso, con quien el presidente ha pilotado la gestión del banco en la última década y quien, en 2015, dio el relevo a Víctor Iglesias como consejero delegado. En ese momento, se renovó el comité de dirección y se lanzó el Plan Estratégico 2015-2017, que persigue hacer atractiva la Entidad a los posibles inversores, y en el que se trabaja intensamente. Fruto de ello es, entre otras acciones,  el Plan+, recientemente lanzado para crecer en la capital, donde Ibercaja posee una red consolidada de 190 oficinas y 1.000 empleados. 

 

El patronato se amplía a 14 miembros

En la misma sesión, el Patronato ha ampliado el número de patronos, de 12 a 14, para conformar así un grupo de expertos en gestión financiera y vocación social, en enriquecedor equilibrio. Los nuevos patronos son Domingo Buesa Conde, José Morales Paules, María Pilar Segura Bas y David Villacampa Gómez.

Ahora, el patronato de la Fundación Bancaria Ibercaja lo forman, además de Honorio Romero Herrero como presidente, Pilar de Yarza Mompeón, designada también por la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, entidad fundadora de Ibercaja; Santiago Marraco Solana, Juan Francisco Sáenz de Buruaga Marco y Juan Ramón Fabre Marqués, como representantes de entidades de intereses colectivos; Jaime Jesús Sanau Villarroya y Domingo Buesa Conde como personas de reconocido prestigio en materia de acción social y cultura, y Fernando Vicente Thomas, Eugenio Nadal Reimat, Luis Enrique Arrufat Guerra, Francisco Javier Palomar Gómez, José Morales Paules, María Pilar Segura Bas y David Villacampa Gómez, en su condición de profesionales con conocimientos y amplia experiencia en el ámbito financiero. Asimismo, José Luis Aguirre Loaso es secretario de la Fundación; Jesús Barreiro Sanz, vicesecretario, y José Luis Rodrigo Molla, director general. De acuerdo con la ley, se trata de mandatos por 4 años y su ejercicio no está remunerado.

Como ha recordado el nuevo presidente, la razón de ser de la Fundación es la misma que la de la Caja, a la que sucedió y con la que suma 140 años de servicio a la sociedad. “Aunque su nombre y marco legislativo sea distinto, ha dicho Honorio Romero, continua con su labor, manteniendo la simbiosis entre lo social y lo financiero, aplicando políticas de mejora en ambas actividades y, como la Caja, conserva su espíritu de ser una institución próxima y comprometida con las personas y los territorios donde actúa”.

La Fundación se constituyó con la aportación del patrimonio de la Caja, con todos sus activos y pasivos. El balance asciende a 2.887 millones de euros, que está constituido por el 87,8% de las acciones de Ibercaja Banco, tesorería y los bienes inmuebles del patrimonio artístico y de la Obra Social. En el futuro, conforme avance el plan de desinversiones previsto en la legislación, la Fundación Bancaria Ibercaja está llamada a ser una de las más importantes de España.

Amado Franco Lahoz, una vida ligada a lbercaja

El presidente de Ibercaja banco, Amado Franco Lahoz (Zaragoza, 1945) es licenciado en Económicas por la Universidad de Deusto y ha desarrollado toda su vida profesional en la entidad, a la que accedió por oposición en 1970. Se incorporó en el Servicio de Estudios y fue, sucesivamente, subdirector-interventor general (1978), director general adjunto (1985) y director general (1987), puesto que ocupó durante 17 años hasta que, en 2004, accedió a la Presidencia. En 2011, con la creación de lbercaja banco y el traspaso de la actividad financiera al mismo, fue nombrado presidente de la filial bancaria. Y en 2014, con la conversión de la Caja en Fundación bancaria, fue elegido asimismo presidente, puesto al que hoy ha renunciado.

Desde su puesto de director general, Franco Lahoz impulsó el cambio de imagen a partir del cual se lanzó la expansión que llevó primero a la entidad a las comunidades limítrofes y que en 1999 adquirió carácter nacional. Asimismo, promovió el Grupo Financiero, situado hoy entre los 10 primeros de España.

Ya como presidente, la entidad completó su implantación nacional y más que duplicó el volumen de actividad. Se anticipó al cambio de ciclo económico con medidas como el freno al crédito promotor, que permitieron a la entidad afrontar la crisis con fortalezas diferenciales y, en medio del tsunami financiero vivido, ser dueña de su destino. Con un mapa en reducción, que partía de 45 cajas de ahorro y ha quedado en cuatro, Ibercaja es una de entidad de referencia que, tras absorber a Caja3, se ha convertido en el octavo grupo bancario de España. Hoy, es líder en sus territorios tradicionales y tiene una sólida posición en Madrid y Arco Mediterráneo, además de poseer un Grupo Financiero que es referente del sector en España.

 

Gracias a esta gestión honrada y profesional, Aragón es una de las pocas Comunidades Autónomas que tiene radicado un banco importante y solvente en su territorio, y que además sostiene a las fundaciones accionistas. Entre ellas destaca, precisamente, la Fundación Ibercaja, poseedora del 87.8% de las acciones de Ibercaja Banco y que, conforme avance el plan de desinversiones previsto en la legislación, está llamada a ser una de las más importantes de España.

Amado Franco es presidente de la Compañía de Seguros de las Cajas de Ahorros Españolas, CASER (1998) y del consejo asesor de ERZ ENDESA (2004) y vicepresidente del Consejo de Administración de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA). Asimismo, es vocal de la Fundación Princesa de Girona, de la Fundación MAZ, de la Fundación Santamaría de Albarracín y de la Fundación Manuel Giménez Abad. Fue miembro del consejo de Altadis y ha pertenecido a las sociedades internacionales Confederation International de Credit Agricole y Groupement des Caisses D'Epargne de la CEE. Por otro lado, pertenece a la Asociación Forum de Alta Dirección, que le otorgó su Master de Oro en 1992, y al Club de Roma, en el que ingresó en 1994. Entre otras distinciones, en 2011, recibió la medalla Pro Mérito del Consejo de Europa y, en 2013, el Premio Aragonés a la Trayectoria Profesional. En 2005 fue nombrado Hijo Predilecto de Zaragoza y en 2008, Hijo Adoptivo de Azuara (Zaragoza).

Ha intervenido en numerosas conferencias sobre Cajas de Ahorros y del sistema financiero español, así como en coloquios de economía y desarrollo territorial. Amado Franco Lahoz está casado y es padre de cuatro hijos.

Honorio Romero Herrero, presidente de la Fundación

Nacido en Santa Eulalia del Campo (Teruel), en 1949, Honorio Romero es uno de los notarios más reputados de España, que ejerce su profesión con gran dedicación y vocación jurídica. A la vez, ha destinado parte de su tiempo a otras organizaciones en las que ha aportado su saber y su capacidad de trabajo. En este ámbito, es director de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, entidad a la que ya representaba en el Patronato de la Fundación que preside desde hoy, y ya desempeñó con anterioridad el cargo de Vicepresidente de Ibercaja hasta 2010, habiendo permanecido durante doce años en su Consejo de Administración.

Brillante estudiante, cursó Bachiller en su pueblo natal y en Molina de Aragón y se licenció en Derecho por la Universidad de Zaragoza. Sus primeras oposiciones fueron para Secretario Judicial, ejerciendo en  Molina de Aragón. Posteriormente, opositó a Notarías y ha estado destinado en Chantada (Lugo), Barbate (Cádiz), Tudela (Navarra) y Huesca. Desde 1992, ejerce en Zaragoza.

Honorio Romero ha sido Decano del Colegio Notarial de Aragón desde 1999 hasta 2005 y es miembro del Consejo General del Notariado, así como de su Comisión Permanente. En 1993, el Ministro de Justicia le concedió la Cruz de San Raimundo de Peñafort en reconocimiento a su labor de preparación de opositores que, desde hace más de treinta años, viene realizando de forma altruista. Más de doscientos  cincuenta los Notarios se han formado bajo su dirección.

Durante su mandato como decano, Zaragoza acogió relevantes citas de notariado y él mismo ha sido ponente en importantes conclaves en la materia. Ha pronunciado conferencias sobre diversas cuestiones jurídicas en Foros, Facultades de Derecho y Colegios Profesionales, así como en el Consejo General del Poder Judicial y en la Academia Matritense del Notariado, en Madrid. Asimismo ha publicado diversos  artículos en revistas especializadas, tanto de Derecho Foral Aragonés como de Derecho Común en general.

Formó parta de la primera Comisión Jurídica Asesora de la Diputación General de Aragón. En 2014, ingresó en la Academia Aragonesas de Legislación y Jurisprudencia y fue miembro del Patronato de las Fundaciones Santa María de Albarracín y Beulas. En 2007, fue nombrado Hijo Adoptivo de Zaragoza y, en 2014, Hijo Predilecto de su pueblo, Santa Eulalia. Igualmente, en el año 2013, recibió la Insignia de Oro del RIEE.

Además de director de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, es Vicepresidente del Círculo Aragonés de Economía. De hecho, participa a menudo en tertulias y debates sobre temas de actualidad. Es un gran defensor de una sociedad civil, independiente política y económicamente, con mayor presencia en la actividad pública y que cree necesitada de un movimiento regenerador de valores, como lo fueron los Ilustrados del siglo XVIII, de quienes la Fundación es heredera.

Como lector prefiere la Historia y la Filosofía, pero su verdadera pasión es el estudio de la Física. Y como aficionado al fútbol es seguidor del Real Zaragoza. Está  casado, tiene tres hijas, una nieta y un nieto.

Comentarios