La tecnología y el trabajo de colaboradores y trabajadores de AEMET, fundamentales en la lucha contra el cambio climático

La Delegación del Gobierno en Aragón acogía jueves la celebración del Día Meteorológico Mundial 2016. En esta edición, el lema propuesto por la Organización Meteorológica Mundial es: “Más cálido, más seco, más húmedo. Afrontemos el futuro”. En el acto se homenajeaba a tres personas, por su labor de recogida de datos de temperatura y precipitación. Eran Antonio Galindo con prácticamente 35 años recogiendo datos meteorológicos desde la caseta de la Escuela Militar de Montaña de Jaca; José Manuel San Martín, que lleva haciendo lo propio desde Tamarite de la Litera durante los últimos 25 años; y José Merino, que desde 1989 se encarga, desde el Embalse de la Tranquera, de facilitar los datos termopluviométricos a la Agencia Estatal.

Durante la celebración se resaltaba la importancia de cumplir con el Acuerdo alcanzado el pasado mes de diciembre en París por el que 195 países se comprometen a que la temperatura media del planeta no crezca 2º centígrados a finales de siglo.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, destacaba el Acuerdo de París como un reto difícil pero necesario para preservar el futuro nuestras generaciones, en unas condiciones medioambientales óptimas.

Para ello, consideraba que contamos con la tecnología, y decía que las energías alternativas serán en el futuro claves para mitigar los efectos del cambio climático y en este aspecto los países desarrollados debemos adoptar un papel protagonista para propiciar un giro en la emisión de dichos gases de efecto invernadero. Junto con las posibilidades que ofrece la tecnología, el delegado del Gobierno subrayaba la importancia que tiene el trabajo de los trabajadores y colaboradores con los que cuenta la Agencia Estatal de Meteorología para predecir y prevenir los fenómenos meteorológicos cada vez más extremos a los que nos enfrentamos.

Por su parte, Rafael Requena, delegado territorial de AEMET en Aragón, explicaba que, conforme avanza el cambio climático, los episodios meteorológicos extremos que han sucedido hasta ahora en diferentes territorios del planeta como pueden ser las sequías o inundaciones tenderán a producirse en zonas geográficas reducidas.

Comentarios