Fallece Alejandro Brioso, el pintor del equilibrio, que buscaba nuevas técnicas

Brioso

Este viernes fallecía en Huesca, a los 80 años, tras años de delicada salud, el pintor Alejandro Brioso, uno de los artistas oscenses con una trayectoria más fructífera y que había mostrado una gran evolución. Desde sus primeras pinturas, datadas en 1975 había evolucionado hacia el concepto de la abstracción. La tónica general en su carrera fue la búsqueda de nuevas expresiones, indagando diferentes técnicas. Desde sus comienzos a los 14 años con caricaturas, hasta acuarelas de paisajes, para derivar en su última etapa en cuadros en los que el pincel no era la herramienta fundamental, en los que rescataba materiales de la basura para crear arte de vanguardia.

El propio Alejandro Brioso se definía como vanguardista, y aseguraba que se aburría haciendo lo mismo, por lo que buscaba la creatividad en técnicas nuevas.

Fernando Alvira, vicepresidente de la Academia de Bellas Artes de San Luis, recuerda que, aunque pintó algún óleo, Brioso se dedicó definitivamente a la acuarela, y lo más destacado de su biografía artística es que fue un pintor inquieto, que buscó e investigó nuevas soluciones para los problemas que le planteaba el lenguaje la acuarela, siendo muy interesante su aportación al mundo del arte.

María Jesús Buil, responsable de la sala de arte La Carbonería, asegura que Brioso tenía muy buena mano para el color, era muy ecléctico, pintaba de muchas maneras y tenía muchas líneas expresivas diferentes, excelente compositivamente y manteniendo siempre el equilibrio. Pero, insiste, su utilización del color era siempre armoniosa y sabía manejar el plano con soltura.

El pasado año 2015, el artista donó al Museo Diocesano de Huesca una acuarela, que fue recibida por el obispo Julián Ruiz. De esta manera mostraba su cariño al lugar donde fue bautizado.El cuadro miraba hacia el exterior de la Catedral, con las siete esculturas de la parte izquierda del pórtico de la Seo oscense.

Con motivo de su última gran exposición en Huesca, en el año 2013, titulada “Antología”, el crítico de arte José Luis Ara recordaba que su trayectoria artística contemplaba una evolución desde la figuración tradicional, con paisajes figurativos y cercanos, pasando por la etapa de las calles de Huesca, hasta derivar en la última de vanguardia matérica y collage. Indicaba que Brioso había partido de un gran virtuosismo dibujístico, discretismo colorista y armonías compositivas, tras lo que llegó una ruptura que evolucionaba hasta mundos abstractos, donde utilizaba materiales, que asociaba fuertemente a su pintura.

El funeral de Alejandro Brioso tendrá lugar este sábado, a las 17 horas en la Catedral de Huesca.

Comentarios