El Día del Árbol, una tradición centenaria de compromiso con el medio ambiente

Árbol

El Día del Árbol, una tradición centenaria de compromiso con el medio ambiente

Durante todo el fin de semana, el Día del Árbol se celebra en numerosos municipios aragoneses.Un árbol es un ser vivo que nos proporciona sombra, cobijo, abrigo, aire puro, sujeta el suelo fértil, retiene el agua de lluvia y, por si fuera poco, resulta un freno eficaz frente al avance de la desertización. Si pensamos por ejemplo, en una hectárea de encinar, el bosque más característico de la península Ibérica, esta superficie arbolada es capaz de sintetizar entre 5 y 10 toneladas de carbono, generar 20.000 toneladas de oxígeno y bombear hasta 5 millones de litros de agua por evaporación. Asimismo, cada encina proporciona unos 100 kilos de bellotas que sirven para alimento de la fauna silvestre y el ganado.

Fue en el año 1900 cuando la Sociedad de Amigos del Árbol realizó una labor pionera en España al promover la plantación de miles de árboles. Fundada por Puig y Valls y por Ricardo Codorniu, trataba de instaurar la “Fiesta del Árbol” con una visión proteccionista de estos seres vivos, que consideraban un símbolo de progreso y de la poesía espiritual.

Un Real Decreto del 11 de mayo de 1904 establecía la Fiesta del Árbol en España y obligaba a los ayuntamientos, junto a los maestros y al sacerdote del pueblo, a promocionar dicha celebración plantando árboles en zonas húmedas. De hecho, de las primeras noticias que se tiene de la Fiesta del Árbol en Aragón es lo que aparece en una carta que el ilustrado Joaquín Costa dedica a los niños de Ricla, fechada el 13 de marzo de 1904, y remitida para que fuese leída en dicho acto. La mencionada misiva aparece publicada en su libro “El arbolado y la Patria”. Y en esta carta Costa enumeraba los beneficios y productos que los árboles nos ofrecen, además de los innumerables servicios que nos prestan.

Comentarios