El Huesca regala los tres puntos a la Ponferradina

Ponferradina SD Huesca partido

Un error de nuevo le costaba muy caro a los azulgrana que perdían por 2-1 en El Toralín y con dos derrotas consecutivas ven frenada su buena trayectoria y vuelven a complicarse la vida en la clasificación, dando vida a un rival directo. La Ponferradina se adelantó a los 6’ con un gol de Aguza. Los oscenses empataron a la salida del descanso en el 47’ con un gran tanto de Camacho y cuando parecía que estaba todo de cara para asestar el golpe definitivo al rival llegaba un error de Carlos David en defensa que no se entendió con Whallye lo que aprovechó Jebor para hacer el 2-1. Aunque hubo ocasiones al final, no se materializaron, y se perdía un partido donde el rival aprovechaba los regalos del Huesca.

Anquela presentó alguna novedad como la presencia de Aguilera por Bambock en el centro del campo y Jesús Valentín y Morillas entraron en defensa por los lesionados Iñigo López y Christian, para afrontar un encuentro clave y donde de nuevo los despistes fueron determinantes.

El primer gol, a la salida de un córner, volvía a dejar en evidencia la pasividad azulgrana. La Ponferradina le dio el baló al Huesca que tuvo dominio, pero no creo ocasiones en el primer tiempo. A la salida del descanso se hizo lo más difícil que era empatar pronto y además con un gran gol del capitán Juanjo Camacho.

El Huesca se adueñaba de la situación y empezaba a dar sensaciones que podía llevarse el triunfo, pero de nuevo un error grave en defensa con Carlos David que dudó entre despejar y dejársela a Whallye lo aprovechó Jebor para marcar y poner por delante de nuevo a los de Fabri.

La lluvia impedía controlar bien el balón y la Ponferradina volvía a jugar con todo a favor, sin hacer grandes cosas. El Huesca era todo entrega, pero sin cabeza. Ni Samu, ni Luis Fernández, que junto a Bambock, entraron en el segundo tiempo, solucionaron nada.

Errores atrás y una alarmante falta de gol arriba vuelven a condenar a un Huesca que hace una semana estaba cerca de poner tierra de por medio con el descenso y que ahora está más obligado que nunca a recuperarse y ganar al Bilbao Athletic el sábado que viene en el Alcoraz.

Hasta ahora se hablaba de partidos importantes, ahora hay que hablar de finales, como la del sábado que viene con un conjunto vasco desahuciado y con mínimas opciones de permanencia, pero que no será un rival fácil de batir.

El trabajo psicológico será importante para recuperar a un Huesca que se ha visto a un paso de la gloria y que vuelve a estar con las dudas y la sombra del descenso pisándole los talones.

Comentarios