El Huesca se carga de presión para recibir al Bilbao Athletic

Entrenamiento SD Huesca Alcoraz

Las dos últimas derrotas han vuelto a dejar la incertidumbre en la clasificación por lo que los azulgrana están obligados a sumar los tres puntos el sábado que viene ante el filial bilbaíno. El equipo regresará este martes a los entrenamientos tras una derrota en Ponferrada que necesita su análisis puesto que los errores propios facilitaron el triunfo de un rival directo. Anquela ya manifestó al final que no queda otra que seguir y trabajar por lo que más que nunca hay que ponerse el mono de trabajo esta semana ante el partido del sábado.

El Huesca no termina de dar buenas sensaciones como bloque y juego de conjunto, la intermitencia y aparición en contadas ocasiones de algunos jugadores claves no le permite tener una línea de regularidad. Los errores en los goles que se reciben y la falta de acierto arriba está siendo la clave.

En el lado positivo que se ha demostrado que hay mimbres y alternativas para rendir mucho más que lo que se ha visto ante Mallorca y Ponferradina. Hay que volver a ser un equipo rocoso y difícil de batir, como principal arma.

Mucho trabajo por delante en una semana importante y en la que se estará pendiente del estado físico de Iñigo López y Christian Fernández que se quedaron fuera de la lista por lesión.

Además de ganar al Bilbao Athletic, que es colista con 21 puntos y tiene prácticamente imposible la salvación, aunque no será un rival fácil, hay que estar atentos a otros campos y partidos como el Almería – Mallorca, Lugo – Albacete, LLagostera –Alcorcón, Oviedo – Ponferradina e incluso al Nástic – Numancia y que cuantos más equipos haya en el lío será mucho mejor para el Huesca.

Se vuelve al Alcoraz donde la sangría de puntos que se han escapado con tan solo 13 conseguidos, es sin duda un lastre muy importante en la incertidumbre de la clasificación para los oscenses.

Comentarios