El vivero de empresas de Jaca comienza a funcionar con 11 próximos proyectos

Tras años de trabajo, hace unas semanas comenzaban a funcionar los nuevos viveros de empresas creados por ADECUARA, una Asociación para el Desarrollo de las comarcas de la Jacetania y Alto Gállego. Uno de ellos se sitúa en Biescas y otro en Jaca, donde este martes se realizaba una jornada de puertas abiertas. En él, hay tres empresas ya trabajando, pero otros muchos proyectos que tienen intención de comenzar en las próximas semanas. En total calculan que hay espacio para 15 negocios. Se trata de pequeñas empresas del sector agroalimentario que ofertarán desde el despiece y venta de productos cárnicos hasta su elaboración, el preparado de mermeladas o de platos de comida preparada.

Muchos de ellos explicaban que hubiera sido imposible realizarlo de otra manera porque habría supuesto una inversión muy grande en compra de maquinaria y utensilios.

María Pilar Gil tiene un restaurante en Jasa y ha querido dar un paso más en su negocio con la preparación de croquetas artesanas en uno de los tres obradores que pone a su disposición el vivero. Julio Bóscolo es veterinario y su proyecto consiste en la venta de cordero lechal y de raza ansotana. En la sala de despiece deberá compartir espacio y horarios con otros emprendedores como José Antonio Brun, que también elaborará productos curados y platos preparados a base de cordero lechal ansotano. Inma Lafita, de Aisa, venderá sus terneros por internet y Miguel Ángel Acín da un salto en su negocio al pasar de vender las hortalizas de su huerto en la plaza de la Catedral de Jaca a envasarlas para ampliar mercado. Son sólo algunos de los ejemplos de nuevas empresas que pueden dar sus primeros pasos gracias al apoyo y las instalaciones de este vivero de empresas.

El vivero de empresas agroalimentarias es un espacio compartido de trabajo que cuenta en sus instalaciones con distintas salas u obradores para elaborar productos agroalimentarios. En Jaca el Ayuntamiento ha cedido una nave en el polígono Llano de la Victoria y ADECUARA realizaba una inversión de 400.000 euros para distribuir la nave en salas, comprar el material industrial y coordinar los permisos sanitarios.

El espacio se divide en tres obradores diferenciados, uno para despiece y elaboración de productos cárnicos, otro para mermeladas y repostería y un tercero para elaboración de platos preparados.

Su objetivo es impulsar y apoyar, de forma temporal, la creación de nuevas empresas y/o favorecer empresas locales ya constituidas que elaboran fuera del territorio. La idea es que cuando estas empresas amplíen su negocio se trasladen y dejen paso a nuevos proyectos. Por el momento hay unos 11 interesados así que hay espacio para más. Este martes se organizaba una jornada de puertas abiertas a la que acudían otros posibles emprendedores.

Las ventajas de trabajar en este vivero no son sólo económicas. Favorece la relación con otros emprendedores de un mismo sector y puede generar sinergias, por ejemplo, para el siguiente paso que es la comercialización.

También se ha considerado su utilización como aula de formación, tanto para los nuevos promotores como a los productores ya en activos. Desde ADECUARA consideran que esta iniciativa colectiva puede favorecer la creación de empleo y el mejor aprovechamiento de los recursos del territorio.

Comentarios