Huesca rebaja la presencia de estorninos un 93% en los últimos 10 años

2006012122 estorninos.jpg

El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca ha finalizado la campaña de control de estorninos 2015-16 habiendo conseguido una considerable reducción de la presencia de estas aves en los espacios públicos de la población. Concretamente, en la última década se ha pasado de una población media mensual de 104.000 ejemplares en enero de 2006 a una media de 7.000 ejemplares en enero de 2016.

Esto significa que en los últimos diez años se ha reducido un 93,27% la población de estas aves, quedando en los límites del municipio la colonia estable de estornino negro autóctono, más inmune a las medidas de disuasión utilizadas. Carmen García es la concejal de medio ambiente y explica que se ha conseguido gracias a la labor de continuidad de estos años

Las cifras provienen del estudio realizado por la empresa Ambién Pirineos S.L., adjudicataria de la contrata para el control de población de estas aves. En el mismo se explican las medidas disuasorias utilizadas y la efectividad de cada una de ellas. Mantener esta situación dependerá de dar continuidad a los trabajos llevados a cabo.

Para la campaña del próximo año está previsto que no se utilice la cetrería y se apueste por las técnicas que menos molestias causen a la población y que tengan un coste más moderado, creando combinaciones de actuaciones que aumenten la efectividad.

La presente campaña ha transcurrido de septiembre de 2015 hasta febrero de 2016 y se ha actuado en diferentes espacios de la ciudad, allí donde se observaba que estas aves tenían tendencia a anidar. Concretamente, se ha trabajado en el Parque Miguel Servet (77 actuaciones) y en el Hospital Provincial–Parque del Encuentro (58), además de actuar en 23 zonas fuera de estos dos parques, como la plaza Cervantes (70 actuaciones), la zona de Téxtil Bretón (54), la antigua guardería de Perpetuo Socorro (52 actuaciones), la rotonda del Mulo (36), Ramón y Cajal (30), Parque de los Olivos (17) y en diecisiete zonas más.

Estas actuaciones han consistido en utilizar diferentes técnicas para ahuyentar a estas aves. En esta campaña no se ha utilizado el arma subsónica, con lo que ninguna ave ha sufrido daños y las técnicas utilizadas se han enfocado a la disuasión. La que más se ha utilizado es la combinación entre el uso de un puntero láser y altavoces que emitían los gritos de alarma que utilizan los estorninos para avisar de un peligro, que se ha utilizado en 146 ocasiones.

La posible utilización de drones está descartada hasta que no haya un marco legal que permita pilotar drones en núcleos habitados.

También se ha utilizado la pirotecnia a las horas del atardecer, en un total de 36 sesiones. Se han realizado 26 sesiones nocturnas con candelas y una única sesión con cetrería, una técnica que ha quedado eliminada del protocolo de actuación al haber sido clausurado el núcleo zoológico del Parque Miguel Servet y las águilas trasladadas a otro lugar. A pesar de que la cetrería era la medida más popular entre la población, era la técnica más cara en horas de personal y recursos económicos y una de las menos efectivas en el control de presencia de las aves.

En total, han sido 209 actuaciones repartidas entre septiembre de 2015 y febrero de 2016. La población ha ido oscilando este año entre los picos de 12.000 ejemplares registrados la primera semana de noviembre de 2015 y la última de enero de 2016 y los 3.000 ejemplares registrados la penúltima semana de noviembre de 2015 y las dos últimas semanas de febrero de 2016. Estas cantidades confirman que, en la actualidad, la población de estorninos se ha estabilizado dentro de un umbral bajo y que los grandes bandos de estorninos pintos han sido expulsados de la ciudad. El hecho de haber actuado en toda la ciudad ha posibilitado que estas aves no se hayan concentrado en grandes cantidades en ningún espacio urbano.

Comentarios