El PAR anima al nuevo rector a concretar su compromiso con el campus de Huesca

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés ha acordado dirigirse públicamente al nuevo rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, para plantear las demandas que la capital altoaragonesa, sede de campus universitario, tiene pendientes a fin de impulsar su desarrollo en este ámbito. “Para Huesca, que tuvo universidad durante siglos y que fue capaz de recuperar sus estudios superiores -indica el Comité del PAR- , el desarrollo universitario es una verdadera vocación y esperanza compartida, porque esta ciudad reúne condiciones idóneas, constatada disposición de colaborar y aspiraciones de impulsar su crecimiento académico, cultural, social y económico, también en torno a su campus”.

Por esta razón, según el PAR, “tras una época nefasta para la Universidad en Huesca, con pérdida de estudios y de un tercio de sus alumnos, sin inversiones suficientes y sin empuje decidido, la llegada del nuevo rector genera expectativas, a la vista de su programa electoral: ‘especializar la oferta docente e investigadora’ del campus, ‘consolidar las titulaciones existentes, estudiando la implantación de otras nuevas, diferenciadas y de calidad’, ‘sensibilidad hacia los proyectos liderados por investigadores’ universitarios en Huesca, asentar las plantillas de catedráticos y profesores en la ciudad…”.

“Sin embargo, se trata -valora el Comité del Partido Aragonés- de concretar y ampliar esos planteamientos, teniendo en cuenta que muchos de ellos ya han sido proclamados anteriormente pero nunca cumplidos desde la Universidad y que la existencia de un solo candidato a rector puede dar a entender que existiría un ‘pensamiento único’ que en el caso de los dirigentes universitarios de Zaragoza tiene hacia Huesca precedentes claramente centralistas y cicateros”.

El PAR oscense recuerda que “la Universidad es tras la DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza, la tercera institución pública aragonesa de mayor presupuesto, sobre todo proveniente de impuestos y tasas, de manera que tiene una obligación hacia la Comunidad para ejercer una función vertebradora, entre otras. Así, el acuerdo de financiación por parte del Gobierno de Aragón que incluye 2,5 millones de euros anuales para infraestructuras universitarias, tiene que incorporar a Huesca en mayor medida que las obras ahora anunciadas en Odontología y la Politécnica. Las instalaciones han sido y son un déficit determinante para nuestro campus, que la ciudad y la provincia han tratado de resolver con generosas cesiones (antigua residencia, seminario, solar para Ciencias de la Salud…), que la Universidad de Zaragoza no ha aprovechado en parte o en nada. La misma Universidad que ha negado nuevas titulaciones porque no contaba con instalaciones. Por ello, las palabras del nuevo rector en esta materia, sin garantizar esas inversiones aquí, no pueden ser bien acogidas”.

En cuanto a los grados y másteres, “que son fundamentales para atraer docentes y alumnos, tampoco existe garantía previa del rector, salvo intenciones generales. Huesca, a través de sus instituciones, ha presentado en diversas ocasiones sus reivindicaciones a los sucesivos mapas de titulaciones, sin recibir respuesta positiva. Especialmente sangrantes ha sido los casos de Medicina, reducida a dos cursos frente a las peticiones de obtener el grado completo y sin avances respecto al hospital universitario, o el rechazo a Turismo cuya única oferta en toda la Comunidad es una escuela privada adscrita, en Zaragoza. Pero no son situaciones exclusivas sino que el repaso a las razonables peticiones de Huesca equivale a un listado de frustraciones: Bellas Artes, Logopedia, Podología, Ingeniería forestal, Farmacia, Comunicación, Gestión Cultura y Patrimonial, Turismo… que no tiene comparación con ningún otro campus aragonés”.

Por todo esto, el Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés, reclama al nuevo rector “un tratamiento específico para el campus de Huesca en infraestructuras y titulaciones, sin que el Plan estratégico aprobado hace unos meses sirva como referencia en ninguno de los dos aspectos, puesto que resulta claramente poco ambicioso e inconcreto, aunque puede resultar útil en otros ámbitos a fin de alcanzar el objetivo de que Huesca se distinga nuevamente como ciudad universitaria, recuperando en una primera fase, los 4.000 estudiantes que llegó a alcanzar, con todos los efectos positivos en muchos sectores que ello significa y como oportunidad de futuro en desarrollo y bienestar”.

Comentarios