Intensa Semana Santa de rescates para la Guardia Civil

Durante la Semana Santa la Guardia Civil ha tenido que realizar varias intervenciones. La afluencia masiva de visitantes incrementaba la posibilidad de que hubiese accidentes. El más grave tenía lugar el domingo por la tarde en Pineta, donde un hombre de Bilbao fallecía tras verse sorprendido por un alud. Iba con una mujer, que sobrevivía. El más largo fue entre el viernes y el sábado con una pareja que se perdía durante más de doce horas en un barranco en Loporzano, y aunque tenían que pasar la noche a la intemperie, y la Guardia Civil tardó en localizarlos, porque no les indicaron bien donde estaban, eran rescatados ilesos. Durante el resto de días hubo otras intervenciones en diferentes puntos de la provincia.

Este domingo, según la Subdelegación del Gobierno en Huesca, una pareja se encontraba realizando senderismo por la zona del Balcón de Pineta cuando fueron arrastrados por un alud, de unos 150 metros, por unos 40 de ancho, sepultando parcialmente a la mujer, que pudo salir por sus propios medios, pero quedando el hombre semi-sepultado, siendo rescatado por otras personas que se encontraban en la zona. Hasta el lugar del suceso se dirigió la Unidad Aérea de la Guardia Civil en Huesca, el GREIM de Boltaña y médico del 061.

El médico y los especialistas en montaña, al comprobar la gravedad del herido, inconsciente y con politraumatismos, decidían solicitar apoyo del helicóptero medicalizado del 112 para su traslado a un hospital de Zaragoza. El facultativo procedía a estabilizar al herido ya en estado muy grave e inconsciente, siendo evacuado a la helisuperficie de Boltaña, donde estaba esperando el helicóptero de 112. Justo cuando procedía a realizar el traslado de un aparato a otro, el herido fallecía, no pudiendo hacerse nada más por su vida debido a la gravedad de las heridas que presentaba. Tras dar aviso a la autoridad judicial, la misma autorizaba el traslado del cadáver hasta el tanatorio de la localidad de Boltaña a las 19’00 horas. El fallecido es un varón de unos 50 años vecino de Bilbao.

Uno de los rescates más largos fue el de un hombre y una mujer en un barranco, en Loporzano, después de haber comenzado una excursión el viernes, perderse, quedar enriscados, sin poder continuar porque uno estaba lesionado en un pie, conseguir en la madrugada del viernes al sábado contactar con la Guardia Civil, y finalmente ser encontrados en la mañana del sábado, ya que las indicaciones que dieron de su localización no eran exactas, y a los agentes les costó encontrarlos. Los rescatados son un hombre de 54 años natural de Sevilla y una mujer de 46 natural de Barcelona, y ambos son vecinos de Barcelona. Fueron trasladados a su vehículo, sin necesidad de acudir a un centro hospitalario.

La jornada de Jueves Santo resultaba intensa para los efectivos de Guardia Civil de Montaña en la provincia de Huesca realizando diversas actuaciones de rescate. Una en el pico Canal Roya y otras dos en la zona conocida como “Loma Verde” en Candanchú. Las fuerzas de seguridad siguen insistiendo en que los deportistas de montaña tomen las medidas de precaución pertinentes para evitar este tipo de percances.

El viernes un hombre resultaba herido en Peña Rueba, en la Vía Santiago Sagaste en el Término Municipal de Murillo de Gállego. Sufría una caída y se fracturaba una pierna teniendo que ser trasladado al Hospital San Jorge de la capital oscense. El sábado el Equipo de Montaña de Huesca de la Guardia Civil, junto con la Unidad Aérea de Huesca y un médico del 061 participaban en el rescate de un senderista zaragozano de 54 años que se había fracturado un tobillo.

El domingo, una mujer francesa, con una posible rotura de ligamentos de rodilla, era rescatada cuando estaba esquiando por la zona de los ibones azules, en Panticosa. El Ereim de esa zona recibió el aviso a las 17:20 horas, desde el refugio de Bachimañana, y fue traslada en helicóptero al Hospital San Jorge de Huesca.

Comentarios