Continúa la instrucción del fallecimiento en acto de servicio del Guardia Civil, José Antonio Pérez

La Fiscalía de menores de Huesca continúa la investigación del suceso ocurrido en Barbastro el pasado viernes 4 de marzo. Esta semana va a practicar nuevas diligencias con la toma de declaraciones tanto a los menores presuntamente implicados como a testigos directos e indirectos de los hechos delictivos. La familia del agente José Antonio Pérez, fallecido en acto de servicio tras ser atropellado mientras realizaba un control de alcoholemia y drogas, se personará en la causa judicial abierta contra el grupo de menores que supuestamente ocupaban el vehículo.

La familia del fallecido estará representada en el Juzgado de Menores de Huesca por los abogados de la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGG), los letrados zaragozanos Jesús Ángel Jordán y Mariano Tafalla. Según señalan desde esta entidad en un comunicado, la actual jurisdicción del menor únicamente acepta la acusación particular al entender que “el interés prioritario para la sociedad y para el estado coincide con el interés del menor”.

En este caso, recordamos, hay cuatro menores supuestamente implicados con distintos grados responsabilidad, que serán, de nuevo, interrogados este miércoles por la Fiscalía de Menores de Huesca. Cabe recordar que el pasado 6 de marzo, la Fiscalía dictaba el ingreso en un Centro de menores en Zaragoza del menor que se atribuía a sí mismo la conducción del automóvil. Los otros tres supuestos ocupantes del vehículo quedaban bajo custodia de sus tutores legales.

En los próximos días, está previsto que participen también en la ronda de declaraciones los familiares de los menores, en calidad de testigos; los conductores de vehículos próximos al lugar de los hechos y el resto de agentes de la Guardia Civil que integraban ese control de alcoholemia y drogas en la rotonda de los cuarteles, intersección entre la N-240 y la N-123, en el término municipal de Barbastro.

RELATO DEL SUCESO

Según recogía la investigación el día 4 de este mes, los dos agentes ubicados en la rotonda de los cuarteles, en la N-240, realizaban un control de alcoholemia y drogas y daban el alto a un vehículo. En un primer momento, el coche se detuvo y el agente se dirigió a los ocupantes para ofrecer el etilómetro.

En ese momento, cogieron por el brazo al agente y el vehículo inició la marcha arrastrándolo 460 metros en la citada vía e impactando con otro vehículo que circulaba por esta carretera con tres ocupantes. Como consecuencia de esta colisión, el agente de la Guardia Civil, José Antonio Pérez, perdía la vida , y dos de los tres ocupantes del vehículo contra el que chocaron resultaron heridos. Los ocupantes abandonaban el coche y emprendían la fuga a pie.

Horas después se detenían a tres supuestos ocupantes del vehículo, que fueron conducidos a dependencias de la Guardia Civil de la localidad para ser interrogados. La cuarta persona era detenida en la jornada del sábado.

El agente fallecido era José Antonio Pérez Pérez de 54 años de edad y natural de Zamora, aunque residía en Barbastro desde hace 27 años; a cuyo cuerpo de tráfico fue destinado. Estaba casado y tenía una hija.

Comentarios