Barrio de la Encarnación: pocos habitantes pero muchos servicios para sus vecinos

Programa Hoy por Hoy Huesca Barrio Encarnación

El barrio de la Encarnación va a celebrar sus fiestas a lo largo de estos días, en honor a la Virgen de la Encarnación. Se desarrollarán del 1 al 10 de abril, trasladadas de sus fechas habituales, debido a que el día de la Encarnación, el 25 de marzo, se celebraba también la festividad de Viernes Santo.

El barrio de la Encarnación cuenta, a fecha de hoy 31 de marzo, con 3.402 habitantes. De ellos, 1.762 son mujeres, y 1.640 son hombres. Además, en este barrio viven 273 inmigrantes, el 8% de su población. Hay 163 mujeres extranjeras, y 110 hombres llegados desde otros países.

El barrio, que en su día, fue creciendo más allá de la vía. Se ha quedado como el séptimo de la ciudad por número de habitantes, y sólo tiene por detrás la Catedral y San Pedro.

Y como curiosidad, el pasado año 2015, la Encarnación registró el nacimiento de 30 bebés. En 2014 habían nacido 26, en 2013 fueron también 30. De los últimos años, el que registró un menor número de nacimientos, con 21 fue 2011. Llama la atención la cifra, tan relativamente baja, porque el año pasado, por ejemplo, frente a los 30 nuevos bebés de la Encarnación, nacieron 148 en San Lorenzo o 104 en Santo Domingo y San Martín.

Cuenta, en todo caso, con un buen número de servicios. Además del polígono Industrial, con un buen número de empresas y concesionarios de coches, tiene un colegio, parroquia, el Hospital San Jorge, la zona ajardinada de las calles Enrique Capella e Ingeniero Pano, el cerro de San Jorge, el Palacio Municipal de Deportes, el campo de fútbol del Alcoraz o la Escuela Universitaria de Enfermería, el cuartel de la Guardia Civil, un hipermercado, numerosos comercios, bares y restaurantes, un convento, gasolineras, la ITV o incluso el Cementerio.

Parece que fue ayer, pero ya hace 8 años. En enero de 2008, y tras la inauguración de la variante ferroviaria, el tren dejó de pasar por el barrio, y con ello también desaparecieron las barreras que durante tantos años sirvieron de frontera, en Martínez de Velasco, entre el barrio de la Encarnación y el resto de la ciudad.

Comentarios