La veda de la trucha comienza con novedades en los ríos de Ribagorza

Pesca trucha río

El tercer sábado de marzo comenzaba la temporada de pesca de trucha que, por lo que respecta a la Ribagorza, se presenta con bastantes novedades en la normativa que regula el ejercicio de la pesca, sobre todo, lo que se refiere a cebos y señuelos, las medidas o los tramos de río que han cambiado su calificación, de “libres” a “suelta y captura”. Las modificaciones obedecen a una apuesta de la administración por hacer de la pesca una actividad de ocio sostenible.

Audio sin título
Audio sin título

Los tres ríos que vertebran la Ribagorza, están considerados aguas trucheras, el Ésera hasta la cola del embalse de Barasona, el Isábena hasta su desembocadura en el primero y el Noguera Ribagorzana, hasta pocos kms antes del embalse de Canelles.

Uno de los cambios más novedosos es el que se refiere a tramos de río que eran “libres” (estaba permitido llevarse a casa la pesca) y que, esta temporada, tienen la calificación de zonas de “captura y suelta”. Los tramos de pesca “extractiva” están señalizados, al inicio y al final, y también en aquellas zonas con mayor afluencia de pescadores.

En cuanto al cupo, en extractivo, no ha variado, y sigue siendo de tres truchas por pescador y día, pero sí hay novedades en cuanto a las medidas que deben ser entre 21 y 25 centímetros o mayores de 60 cms, y los ejemplares que no se encuentren en estos ratios tienen que ser devueltos al agua.

También esta temporada presenta novedades en el apartado de señuelos y cebos, puesto que, en aguas trucheras se prohíbe el uso de anzuelos con arponcillos en cualquiera de las modalidades (extractiva o captura y suelta).

El Plan General de Pesca entraba en vigor el pasado mes de febrero y se recomienda su consulta antes del inicio de la temporada para evitar sustos ante una inspección de pesca. Las modificaciones buscan implantar una corriente que se está generalizando a nivel mundial, la de hacer de la pesca una alternativa de ocio sostenible.

Comentarios