Cuatro niños de Siétamo inauguran la nueva “Casa Canguro”

Una nueva “Casa Canguro” funciona desde el 1 de abril en la provincia de Huesca. Se trata de una instalación a la que acuden cuatro niños en la localidad de Siétamo, que viene a sumarse a la existente en esta comarca, en Bolea. Es una iniciativa, que llevan adelante conjuntamente Feaccu (la Federación de Asociaciones de Amas de Casa y Usuarios) junto con los diferentes ayuntamientos, y que permite que en localidades tan pequeñas donde no hay escuela infantil, se pueda disponer de esta infraestructura que funciona de manera muy similar a ellas.

El ayuntamiento de Siétamo acondicionó un local municipal, y Feaccu, como hace siempre, se encargó de buscar, mediante un concurso, a la persona que se hace cargo de la Casa Canguro. A ella pueden acceder, como máximo, cinco niños. Está previsto que en Siétamo esté completa en septiembre. Los padres negocian con la responsable la organización de los horarios y actividades, y si se quedan a comer, los niños llevan su comida en tuppers, que se calientan en microondas.

La responsable da información, cada mes, a Feaccu del funcionamiento de la Casa, el seguimiento de los niños y las actividades que ha desarrollado. Además, desde Feaccu se contrata un seguro integral para los niños.

Las Casas Canguro son una alternativa que funciona en la provincia de Huesca desde hace ya algunos años. De hecho, la de San Juan de Plan va a cumplir 10 años, una efeméride que quieren celebrar. Pero también hay casas en Bolea y Tierrantona, con 8 niños y dos trabajadoras.

Llegó a haber en Campo, Cerler, Estopiñán del Castillo, la Puebla de Castro, Peraltilla, Adahuesca, Sariñena y Lupiñén. Conforme los niños de estos pueblos fueron creciendo y empezaron a acudir al colegio, las Casas Canguro se cerraron, pero siempre existe la posibilidad de abrir una nueva en esas mismas localidades o en otras, si hay niños de entre 0 y 3 años.

Comentarios