Duras sanciones al At. Monzón tras su partido en Sariñena

Atlético de Monzón Sariñena fútbol 15/16

Le salió caro al Atlético Monzón su desplazamiento el pasado domingo a Sariñena. No solo porque se volvieron con derrota (1-0), sino también por las numerosas consecuencias que acarrearon las decisiones arbitrales tomadas en el encuentro y a posteriori.

Durante el partido, los rojiblancos eran sancionados con 5 cartulinas amarillas (Pablo Zueras, Josan Suárez, Eric Pla, Marcio y David Ferrandis). Éste último, apercibido por acumulación de tarjetas, se perderá el partido del próximo domingo contra el Binéfar.

Quien también se perderá el próximo encuentro será el delantero Fran Suárez, sancionado fuera del terreno de juego con un partido de suspensión “por conducta contraria al buen orden deportivo calificada como leve”. Según recoge el acta, por “golpear de forma violenta la puerta del vestuario del árbitro” una vez finalizaba el encuentro.

Finalmente, el delegado del Atlético Monzón, Miguel Ángel Viscor, también ha sido castigado con cuatro partidos de suspensión “por insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, directivos o autoridades deportivas”.

Ante todas estas sanciones, consideradas desproporcionadas, el club presentaba una serie de alegaciones que de poco les ha servido. Tan solo se ha anulado la tarjeta amarilla a Marcio, sancionado por “encararse con un contrario sin llegar al insulto o la amenaza estando el juego detenido”, dado que la prueba documental aportada por el club demuestra que “fue únicamente el jugador del Sariñena con el dorsal número 7 quien mantiene una actitud sancionable por el colegiado pues provoca a Marcio, yendo al encuentro de éste desde varios metros de distancia impactando con su pecho contra él, no respondiendo el futbolista del At. Monzón a dicha incitación.”

Del mismo modo, el club rojiblanco también presentaba alegaciones a lo recogido por el colegiado en el acta en relación al público, por, presuntamente, proferirle insultos. No obstante, este incidente no se considera sancionable.

Unas decisiones arbitrales, en ocasiones injustas y que se llevan repitiendo durante toda la temporada, que llevan a provocar un malestar generalizado en todos los estamentos del club y que no hacen más que mermar la ya de por sí complicada situación deportiva del Atlético Monzón.

Comentarios