La cueva de Els Trocs (Bisaurri), origen de un proyecto sobre rutas trashumantes del Neolítico en el Pirineo

El proyecto tiene su origen en el conjunto de investigaciones que este equipo, compuesto no solo por científicos de la Universidad de Valladolid, también de centros como la Universidad Autónoma de Madrid, el Laboratorio de Arqueobiología del CSIC (Madrid), la Universidad Krems (Austria), el propio Gobierno de Aragón, y otros colaboradores como arqueólogos profesionales y doctorandos, viene desarrollando en la Cueva de Els Trocs, situada en las inmediaciones de la localidad de Bisaurri (Ribagorza), un yacimiento neolítico de unos 7.300 años de antigüedad.

La primera campaña de excavación en esta cueva se desarrolló en 2009 y contó con la financiación del Gobierno de Aragón y el Ministerio de Ciencia e Innovación, a los que se unieron en campañas sucesivas la German Research Fundation y el CSIC a través de un proyecto europeo coordinado por Leonor Peña Chocarro. El objetivo de los trabajos es estudiar la introducción de la agricultura y la ganadería en el interior peninsular, en concreto a lo largo del valle del Ebro.

A partir del análisis de los restos faunísticos, las materias primas líticas y de las cerámicas halladas en la cueva de Els Trocs desde ese momento, los investigadores han podido determinar que los pastores neolíticos bien pudieron ser trashumantes o trasterminantes –una variedad de la trashumancia caracterizada por movimientos estacionales de corto recorrido-, como sucede en la actualidad con los rebaños y pastores que vienen desde las tierras cercanas a Monzón y Barbastro. Asimismo, consideran que estos primeros pastores neolíticos iniciaron y diseñaron unos caminos que, con ligeras modificaciones, se han mantenido en uso hasta el presente.

 

De este modo, a través del proyecto MEDELCA se prevé, en primer lugar, rememorar el camino de los pastores prehistóricos con un viaje científico desde Selgua hasta la Cueva de Els Trocs, acompañando durante este verano a un rebaño trashumante y a su pastor. Desde su punto de origen hasta el destino tienen que recorrer más de 100 kilómetros por una vía pecuaria (cabañera) que sigue el río Cinca y su afluente Ésera hasta Graus, y desde allí continúa por el ramal que discurre paralelo al Isábena. Después, desde las Vilas del Turbón se sube hasta los 1.905 metros por la cara oeste del mismo y se atraviesa el paso de las Aras, que en ese punto es una trocha en forma de "v" de no más de un metro de ancho. Esto se produce a finales de junio y hasta septiembre los rebaños aprovechan los pastos situados entre 1.500 y 2.000 metros de altitud.

Por otro lado, en el marco de MEDELCA, se tratará de involucrar a los habitantes de la zona en la investigación, con la intención de que contribuyan a encontrar evidencias de los pastores neolíticos en sus localidades. De esta manera, se busca convertir el camino actual en camino prehistórico, y completar el puzzle de estas rutas iniciadas hace 7.000. Desde un punto de vista divulgativo, se prevé además la creación de Unidades Didácticas en formato digital y en formato impreso para su uso por parte de escolares y de los pobladores de todas las localidades importantes que se distribuyen a lo largo de la cañada del río Isábena.

La labor divulgativa del proyecto se verá ampliada gracias a la grabación de una serie de documentales en colaboración con Televisión Española (TVE), que serán emitidos en el programa ‘La Aventura del Saber’. Estos documentales recogerán todas las actividades relativas al proyecto y podrán visionarse tanto en España como en Iberoamérica.

Del mismo modo, toda la información relativa al proyecto podrá consultarse a través de una página Web en la que se realizará seguimiento especialmente de las actividades desarrolladas durante la trashumancia.

 

Estudios genéticos de los restos de fauna

Por otro lado, a través de un convenio de colaboración suscrito entre el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA) de Aragón, el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través del Instituto de Historia y la Universidad de Valladolid (UVa), se realizarán estudios genéticos de los restos de fauna (se han hallado cerca de 23.000 huesos principalmente de ovejas, cabras y vacas) recuperados en las excavaciones arqueológicas de la Cueva de Els Trocs.

Como recoge el acuerdo, la UVa proporcionará los restos recuperados en las intervenciones arqueológicas, el CSIC realizará los estudios necesarios para seleccionar los restos faunísticos que serán objeto de los análisis genéticos, y el CITA y el INIA se encargarán de llevar a cabo dichos análisis. Además, todos los centros se comprometen a colaborar en la investigación científica posterior así como en las publicaciones que ésta genere.

Finalmente, se prevé realizar una nueva excavación arqueológica en la Cueva de Els Trocs durante la campaña del verano de 2016, gracias a otro convenio de colaboración que suscribirán próximamente la Asociación Trashumancia y Naturaleza y la Universidad de Valladolid.

Comentarios