Volverán las precipitaciones esta semana al Pirineo. Riesgo de aludes

Tras un arranque de semana con sol y temperaturas de dos bajo cero a 1500, un nuevo tren de borrascas va a desfilar esta semana por el Pirineo. Sol, nubes, agua y nieve van a ser protagonistas según días y horas. La estimación de riesgo de aludes es notable (3).

Los próximos días son de importante ocupación de esquiadores de montaña. Se pide extremar la precaución.

Este martes las precipitaciones serán moderadas en general, que serán más frecuentes durante la segunda mitad del día. Cota de nieve: 1.600 a 1.800 metros.

El miércoles precipitaciones débiles o moderadas, más frecuentes e intensas durante las primeras horas. A media mañana vuelve el sol hasta el jueves por la tarde que vuelve a pasar un nuevo frente con precipitaciones. Cota de nieve variando entre 1.600 y 1.900 metros.

Subirá la cota de nieve el jueves por la tarde y el viernes estará por encima de 2500 m.

ALUDES.-ESTIMACION DEL NIVEL DE PELIGRO:

Navarra: notable (3) 

Jacetania: notable (3) 

Gallego: notable (3) 

Sobrarbe: notable (3) 

Ribagorza: notable (3) 

Las nevadas de las próximas horas dejaran espesores importantes, sobre todo en el Pirineo aragonés por encima de 2.000 m. La purga de la nieve dará lugar a coladas y aludes en numerosas pendientes con suficiente inclinación.

Las salidas espontáneas de Tamayo pequeño serán frecuentes, y cabe esperar también aludes de tamaño medio, sin descartarse incluso alguno de mayores dimensiones en zonas de rápida y abundante acumulación de nieve, o si llegan a movilizarse capas inferiores del manto aun no estabilizadas tras las nevadas de los últimos días.

Por debajo de 1.800 m serán probables las salidas de nieve húmeda, sin descartarse la posibilidad de algún deslizamiento de fondo. en las cotas altas el viento del sur esta formando numerosas placas, sobre todo en orientaciones norte y este, aunque también pueden aparecer placas recientes o mas antiguas en otras orientaciones, e incluso en cotas algo alejadas de las cumbres.

Muchas de estas placas podrán ceder ante sobrecargas débiles, como el paso de un esquiador, movilizando suficiente nieve para desencadenar un alud pequeño (capaz de sepultar a una persona) o mediano (capaz de destruir un pequeño edificio o sepultar a un grupo de personas).

Comentarios