Virginia Calatayud: "Queremos recuperar las pinturas, somos las propietarias"

Sala capitular Villanueva de Sijena

Se completa el juicio sobre las pinturas de Sijena, a pesar de que la Generalitat intenta dilatarlo de nuevo

El juicio por las pinturas de Sijena quedará visto para sentencia en unos días tras la comparecencia este lunes por videoconferencia de la religiosa, Virginia Calatayud, madre federal de las monjas sanjuanistas. Finalmente, el experto en derecho canónico citado como perito por la Generalitat, volvía a no comparecer, y la parte catalana solicitaba un nuevo aplazamiento, que era rechazado por la jueza del caso.

El perito catalán es el religioso Josep Casanova que, por segunda vez consecutiva, no acudía a la cita judicial. Cataluña aportaba un justificante médico pidiendo un nuevo aplazamiento al mes de junio, pero la jueza no lo admitía y llevaba a cabo la última sesión del juicio.

Esta era la tercera solicitud de aplazamiento de la Generalitat. La primera fue por la no comparecencia de Josep Casanova y de Virginia Calatayud, la segunda por la imposibilidad de acudir de uno de los letrados catalanes.

La sesión finalmente se desarrollaba con cierta tensión, al entender el alcalde de Villanueva de Sijena, Alfonso Salillas, que los abogados catalanes estaban utilizando premisas en sus preguntas que no eran ciertas. Salillas, en un momento del juicio, intervenía para avisar de lo que entendía era una maniobra inaceptable por parte de los letrados de la Geralitat, lo que llevaba a la jueza a expulsarlo de la sala.

El testimonio de Virginia Calatayud como comisaria vaticana por la Santa Sede de la orden Sanjuanista es fundamental. Calatayud, representando a la única propiedad legal de las pinturas, exige su devolución al Monasterio de Sijena.

Calatayud decía en el juicio: "Queremos recuperar las pinturas, somos las propietarias".

La monja confirmaba, además, que cedió las acciones judiciales a realizar al Gobierno aragonés como suprema representante de todos los monasterios sanjuanistas del país, un poder que confirmó recientemente el Vaticano al designar a la hermana comisaria pontificia de la orden.

Calatayud ha explicado que la decisión de dar poderes al Gobierno aragonés la adoptó ella misma, dado que la congregación carece de medios económicos para recuperarlas.

Tras la prueba testifical, la juez emplazaba a los representantes legales del Gobierno autonómico y del Ayuntamiento de Sijena, así como a los de parte catalana y al de Estado a presentar por escrito sus conclusiones definitivas en el plazo de una semana, momento en el que el litigio quedará visto para sentencia..

Alfonso Salillas está esperanzado de que la sentencia del juicio sea favorable a los intereses aragoneses.

Comentarios