José Manuel Lasierra, al frente del Consejo Económico y Social de Aragón

José Manuel Lasierra, Doctor en Economía y profesor de Economía Aplicada en la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo de la Universidad de Zaragoza, y natural de Almudévar, es el nuevo presidente del CESA, Consejo Económico y Social de Aragón, en sustitución de Natividad Blasco, que había finalizado ya su mandato. También se elegían las dos vicepresidencias. El oscense Carlos Bistuer, presidente de CEOS-Cepyme Huesca y vicepresidente de CEOE Aragón ostentará una de ellas, como tradicionalmente ha ocurrido con la patronal altoaragonesa.

La otra vicepresidencia era para Eva Murillo, de CCOO. El CESA es un órgano consultivo, compuesto por el Gobierno de Aragón, los empresarios de CEOE Aragón y Cepyme, y los sindicatos UGT y CCOO.

El CESA está formado por los agentes sociales –trabajadores y empresarios– y el Gobierno de Aragón, pero no es un órgano para hacer negociación colectiva entre empresarios y sindicatos, ni para arbitrar o conciliar en conflictos de carácter laboral, sino para asesorar al Gobierno y a las Cortes en cuestiones socioeconómicas y laborales. Se creó en 1990 y desde entonces, CEOS-CEPYME HUESCA ha participado de manera activa en las acciones del CESA, con sus representantes designados a través de CEOE Aragón y CEPYME Aragón.

Al acto de toma de posesión de José Manuel Lasierra asistían el presidente de Aragón, Javier Lambán y la consejera de Economía, Marta Gastón. A juicio de Lambán, este organismo compuesto por 27 consejeros, 9 por cada grupo de sindicatos, empresarios y el propio gobierno autónomo, encarna una correa de transmisión eficaz entre la sociedad y el Gobierno de Aragón, para dar “buen consejo” en la administración de los recursos colectivos. Una actividad, sobre la que Lambán propone explorar nuevas fórmulas de participación en un “gobierno colaborativo”, al estilo de la Administración Obama, que sume elementos y sectores bien informados y con fórmulas más útiles e innovadoras.

El CESA es un órgano consultivo e independiente, que persigue la participación de la sociedad en las decisiones económicas y sociales de Aragón, que fomenta el diálogo entre los agentes sociales, y que asesora al Gobierno y a las Cortes en cuestiones económicas y laborales. Su opinión no es vinculante.

El 30 de octubre de 1990 las Cortes de Aragón aprobaron por unanimidad la creación del CESA y que ese consejo, tripartito y paritario, fuese un órgano destinado a incrementar la participación en Aragón. Veinticinco años después el valor de la participación sigue siendo un elemento vertebral del Consejo.

Tras un riguroso análisis de los datos, el CESA ha aportado su opinión sobre la marcha de la economía, el empleo y la vida social, sobre los proyectos normativos o los planes estratégicos para Aragón, y también ha propuesto vías de desarrollo y de progreso para nuestra Comunidad. En los últimos cuatro años han investigado en ámbitos donde existe capacidad de mejora: productividad, internacionalización, sectores estratégicos, equilibrio territorial, capital humano, empleabilidad, calidad de vida, movilidad social... Puede ser consultado por las Cortes o el Gobierno de Aragón, no recibe ninguna instrucción acerca de cómo formar su opinión en esos asuntos y es libre de estudiar y hacer propuestas sobre cualquier otra materia económica o social que crea que puede ser de interés para los aragoneses.

Los consejeros no son empleados del CESA, y por ello no reciben salario por su labor, sino sólo una compensación por asistir y preparar las reuniones de sus órganos colegiados.

Comentarios