IU reclama la anulación de la Autorización Ambiental Integrada para la plantas de biomasa de Monzón

vista Monzón

La portavoz de IU en las Cortes de Aragón, Patricia Luquin, pregunta al Gobierno de Aragón a qué atribuye las serias deficiencias técnicas encontradas por el Servicio de Cambio Climático, “deficiencias que pasó por alto el INAGA”, en relación, entre otras cosas, al estudio de dispersión de partículas contaminantes presentado por el promotor. Estudio que debe servir para evaluar afecciones a la salud de las personas y el medio natural de una central eléctrica de biomasa ubicada a 600 m del casco urbano de Monzón.

Además, Luquin pregunta al Ejecutivo aragonés si considera que las serias deficiencias técnicas pasadas por alto por el INAGA y encontradas por el Servicio de Cambio Climático, son suficiente argumento jurídico, ya no para una simple revisión

Con estos antecedentes reclama la anulación de la Autorización Ambiental Integrada para la puesta en marcha de una central de incineración de biomasa en la ciudad de Monzón.

Según explicaban en nota de prensa han transcurrido más de dos meses desde que el INAGA comunicaba la intención de revisar de oficio el expediente por el que se otorgaba esta autorización ambiental y se formulaba la Declaración de Impacto Ambiental para la puesta en marcha de la planta de biomasa y, a día de hoy, nada nuevo se ha sabido de esta revisión. “Ni se ha publicado en el Boletín Oficial de Aragón la apertura de procedimiento de revisión ni tampoco se ha dado traslado a las partes interesadas en el proyecto para hacer enmiendas, aportaciones o alegaciones a la nueva documentación que pudiera ser revisada por el INAGA”, explicaba Luquin.

En este tiempo transcurrido, IU ha tenido conocimiento de la existencia de un informe del Servicio de Cambio Climático del Gobierno de Aragón al INAGA, de fecha 15 de diciembre de 2015 en el que, entre otras cosas y, solamente, en relación al estudio de dispersión de partículas contaminantes aportado por la empresa, se dice cosas tan serias como que el estudio no viene firmado y, por tanto, no consta la cualificación profesional ni académica, ni experiencia de sus autores y tampoco está visado por ningún colegio profesional. Además, “se señala que el estudio no tiene en cuenta el ozono, a pesar de que el INAGA lo exige explícitamente, ni considera niveles posibles de concentración de Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (HAP), que deben conocerse dada la naturaleza del combustible utilizado”, señalaba el concejal de Cambiar Monzón, Miguel Aso.

Aso aseveraba , igualmente, que “Cambio Climático del Gobierno de Aragón, le señala al INAGA, en cuanto a los contaminantes, que del modelo de dispersión de partículas presentado por el promotor y que sirvió de base para conceder la autorización ambiental, se desprende que tampoco se estima PM 2.5 a pesar de que el INAGA lo solicitó inicialmente”.

Por último, desde IU advierten que el estudio presentado por la empresa, tal y como señala Cambio Climático del Gobierno de Aragón, “no tiene en cuenta en sus resultados los distintos focos de emisión en la zona, aparte del propio proceso industrial. Se limita a la adición de unos valores de fondo, obtenidos de los datos de las estaciones de la Red Regional de Inmisión de Contaminantes Atmosféricos de Aragón como forma de tener en cuenta todos los efectos derivados de las emisiones de otras fuentes existentes”.

Comentarios