El olvido por parte del ayuntamiento, principal problema del paseo Ramón y Cajal

El deterioro del paseo Ramón y Cajal de Huesca es algo evidente. El presidente de la Asociación de Vecinos del barrio recordaba que son varios los factores que han llevado a esta situación: en 45 años no se ha invertido nada en él, la población ha envejecido, los jóvenes se han marchado, han llegado nuevos habitantes sin sentimiento de barrio, y numerosos comercios de siempre han ido cerrando sus puertas. A los locales vacíos se suman establecimientos de un marcado carácter extranjero. Los comerciantes tradicionales constatan que el estado de esta zona no es con mucho el más deseable.

José Ángel Sesa, comerciante, recuerda que esta situación se viene arrastrando desde hace ya unos años. El problema principal es que no ha habido inversiones, mientras que sí se han hecho mejoras en todas las zonas de alrededor. Aquí tan sólo se ha invertido dinero en botes de pintura, para señalizar la zona azul. Para Sesa, no hay problemas de convivencia con los nuevos vecinos sino con el abandono.

Otra comerciante, Isabel Luna, indica que el paso de los años se ha dejado notar mucho en el aspecto estético de la zona, en el cierre de comercios.

No todos los comerciantes están convencidos de que la llegada del mercado ambulante de los sábados contribuya, siendo sólo un día, a revitalizar la zona. Les preocupa sobremanera la suciedad que se puede producir, porque son conscientes de cómo queda en la actualidad la zona de San Jorge los días de mercadillo.

Previo a esto, desde hace ya tiempo hay un proyecto para rehabilitar toda esta zona, pero no se ha hecho nada.

Los comerciantes insisten en que el principal problema ha sido la falta de inversión. El paseo se ha deteriorado por el paso de los años sin hacer nada por él.

Comentarios