1260 aragoneses con hepatitis C han sido tratados con los fármacos que erradican la enfermedad

El Gobierno de Aragón ha puesto cifras concretas a la atención a personas afectadas por hepatitis C. Un total de 1260 aragoneses han sido tratados con los fármacos descubiertos recientemente que permiten acabar por completo con la enfermedad. Son datos que ofrecía el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, durante su comparecencia este viernes en la Comisión del ramo en las Cortes, a donde acudía a petición propia para informar sobre este asunto. Allí explicaba que hasta la fecha hay unos 2.000 pacientes diagnosticados con la enfermedad con niveles de estadio entre F2 y F4, que son los que desde el Sistema Nacional de Salud se recomienda tratar, y que en 2016 se espera acabar con el 47% que aún no ha sido tratado.

Sin embargo, Celaya ha advertido que “van a ir apareciendo más pacientes” porque se calcula que “el 70% de infectados” no saben que lo están (unos once mil aragoneses), por lo que el Departamento va a poner en marcha el Plan Estratégico para el Manejo y Control de la Hepatitis C en Aragón, que pretende conseguir “actuar de forma simultánea en prevención, educación, tratamiento de pacientes y vigilancia e investigación”.

Celaya también explicaba que, según informó el Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas en el último consejo interterritorial, tras llegarse a un acuerdo con la industria farmacéutica y gracias al aumento de fármacos en el mercado, el precio del tratamiento por paciente actualmente es de “unos catorce mil euros”. En él, “de forma inmediata”, se ha nombrado un responsable y un equipo multidisciplinar para implantar y evaluar el Plan,  “se va a poner en marcha un registro de pacientes”, “se van a cotejar las bases de datos de las serologías y las viremias realizadas en los últimos diez años” y “se va a poner en marcha un estudio de cribado en los centros de atención primaria” que afectaría, en principio, a la población nacida entre 1945 y 1970, al ser considerados la población de riesgo.  

En el turno de palabra de los grupos parlamentarios, la diputada del PP Carmen Susín aseguraba que “parte del plan que ha anunciado ya estaba en marcha desde abril del año pasado”. Además, ha acusado al consejero de no haberle contestado a las preguntas escritas que había solicitado respecto al número de pacientes ya tratados, lo que, en su opinión, se debe a que “estamos a la cola de España en el número de pacientes tratados y en el de inversión en antivirales”.  

La diputada del PSOE Olvido Moratinos criticaba que el ministro de Hacienda Cristobal Montoro dijera recientemente que “la culpa de la desviación del déficit la tienen los pacientes de hepatitis C”, y, en su opinión, ésta fue la causa por la que el PP retiró las preguntas al consejero al respecto del tratamiento durante el pasado Pleno de las Cortes de Aragón.

Itxaso Cabrera (Podemos) lamentaba que “las políticas neoliberales europeas se hayan cebado con las personas afectadas de hepatitis C”, y le solicita al consejero que sea “astuto, valiente y audaz” y pida al consejo interterritorial “la desmercantilización del mercado farmacéutico” y “presione al Gobierno central para que tome esto como una medida de urgencia”. Respecto al plan diseñado, ha pedido más detalles respecto al presupuesto con el que contará.

Berta Zapater (PAR) valora positivamente el planteamiento, pero recuerda que “tenemos un problema de fondo” porque “no puede ser que el ministro dijera en febrero que el 80% ya han sido tratado, mientras que la plataforma de afectados mantenía que rondaba el 2%”. Ante esta realidad, ha calificado este asunto como un “arma arrojadiza entre Gobierno central y autonómico”. En su opinión, “el principal problema es el tratamiento”, por lo que pide más explicaciones del consejero en este sentido.

El diputado de Ciudadanos José Luis Juste recordaba que esta enfermedad es “grave y contagiosa”, además de ser “máxima responsable de la cirrosis hepática”. También ha recordado que “hay un tratamiento eficaz y si se aplica en condiciones se erradicaría”, por lo que, en su opinión, con el Plan se debería “conocer el número de afectados y poner en marcha iniciativas para prevenir contagios”. Por último, ha pedido que aumente el número de Fibroscans para que haya “al menos tres más” en Aragón.

Según la diputada del Grupo Mixto Carmen Martínez (CHA), “este es un tema que interesa a muchísima gente” y ha valorado que el consejero haya “puesto encima de la mesa las debilidades para poder atacar el virus”, como que “desconocemos el 70% de los afectados”, y “se vayan a poner líneas de acción para buscarlos”. Martínez espera que “no sean criterios economicistas” los que hayan determinado que no se dé el tratamiento a los infectados en estadios más bajos.   

INCIDENCIA

En el momento actual, se calcula que solo están diagnosticados el 30% de los casos y que por lo tanto, la gran mayoría de ellos permanecen ocultos ya que, al tratarse de una enfermedad asintomática hasta los estadios más avanzados, el diagnóstico se realiza de forma tardía en muchos los casos.  Los estudios indican que en Aragón habría en torno a 22.500 individuos con serología positiva para el VHC, de los cuales el 70% tendría ARN del VHC en sangre.

Comentarios