La SD Huesca tendrá que hacer un final casi perfecto para conseguir la permanencia

Huesca Córdoba partido Alcoraz fútbol

Ocho jornadas quedan para terminar la liga y con poco margen de error para los oscenses que han caído en puesto en descenso tras perder con el Córdoba y el triunfo del Almería en Ponferrada. El dato positivo es que el Huesca depende de sí mismo al tener que jugar con el Almería, y el negativo que en casa se han perdido nueve partidos y ahora quedan cuatro donde habría que hacer pleno de puntos, algo que a día de hoy suena como muy complicado.

Si todo se veía de forma positiva hace una semana, ahora todo es negativo por las sensaciones que volvió a transmitir el equipo ante los cordobeses. Se volvieron a repetir los errores y es algo que está condenando al equipo de Anquela. En casa se han escapado ya 35 puntos, una sangría que está haciendo mucho daño.

Es momento de reaccionar rápido otra vez y es que el margen de error va disminuyendo y por eso el partido del sábado que viene en el Carlos Tartiere de Oviedo se convierte en otro encuentro crucial para el Huesca.

El dato a que agarrarse también es que hay cuatro equipos en tres puntos para una plaza de descenso. El Mallorca con 39, Ponferradina 38, Almería 37 y Huesca 36 están en un pañuelo, si bien da la sensación que hay algunos compañeros de viaje muy potentes y complicados como mallorquines y almerienses.

El Huesca tiene que jugar en Oviedo, recibir al Llagostera, visita a Miranda y partido decisivo en el Alcoraz con el Almería en un mes que puede ser clave para ver las opciones que habría ante una recta final con Leganés y Osasuna fuera y Real Zaragoza en casa, tres rivales que luchan por el ascenso. La liga se cerrará en casa con el Lugo.

Toca rearmarse en una semana que volverá a ser dura por la situación. El equipo retoma los entrenamientos este martes y se ejercitará hasta el viernes antes de viajar a tierras asturianas para jugar el sábado a las 18 horas.

Comentarios