Animada charla en San Juan del Flumen para fomentar el reciclaje

“El mejor residuo, es el que no se produce”. Con este mensaje arrancaba la charla que el consejero comarcal de Medio Ambiente, Enrique Martínez, y el gerente de Monegros Servicios Medioambientales, Javier Cartié, ofrecían el pasado viernes en San Juan del Flumen. Martínez hacía hincapié en que “el aumento de residuos y la diversidad en su composición obliga a realizar recogidas selectivas y a crear infraestructuras de tratamiento, con costes elevados que debemos asumir todos, de ahí la importancia del reciclaje y de la concienciación medioambiental”.

Precisamente, la charla se organizaba por la Asociación de Mujeres y Consumidores de la localidad monegrina para sensibilizar sobre la importancia de reciclar y cuidar nuestro entorno. La reunión tenía una participación muy activa por parte de los vecinos que planteaban preguntas y reflexiones respecto a todos los temas tratados. No en vano, como señalaba la presidenta de la Asociación de Mujeres local, Evelia Armingol, “San Juan del Flumen se caracteriza por tener una importante conciencia medioambiental, y participa activamente en el reciclaje de residuos domésticos. Prueba de ello, es la elaboración de distintos tipos de jabón a partir del reciclado de aceite doméstico usado”.

Especialmente participativa era la parte dedicada a despejar errores habituales a la hora de depositar los residuos en los diferentes contenedores. De este modo, informaba Cartié, “es habitual que pensemos que todos aquellos objetos que están fabricados con plástico, y que no son útiles para nosotros, van al contenedor amarillo, pero esto no es así. En el contenedor amarillo, sólo debemos depositar los envases de plástico, latas y briks”. Entre los residuos que suelen aparecer en el contenedor amarillo y no deberían estar allí se encuentran: juguetes de plástico, biberones, chupetes, utensilios de cocina y cubos de plástico. Todos estos objetos deben depositarse en el contenedor verde.

Respecto al contenedor azul, donde deben depositarse los envases de papel y cartón, se cometen errores como tirar los envases de brik de leche y zumo.

“Pensamos que es cartón y lo depositamos en el contenedor azul, cuando en realidad debe ir al amarillo”. Otros desechos cotidianos como servilletas de cocina o papeles sucios deben ir al contenedor de la fracción resto y materia orgánica, es decir, el de color verde.

Como informaba Enrique Martínez, “tenemos un gran reto, ya que en el año 2020 será obligatorio por ley que reciclemos la mitad de la materia orgánica contenida en nuestros residuos”. En este sentido, el consejero comarcal indicaba que hay diferentes soluciones que ya se están estudiando, aunque la más viable económicamente es el compostaje comunitario que ya está funcionando en algunos municipios navarros. “Se trataría de que los vecinos de los pueblos se organizasen con la ayuda y asesoramiento del Área comarcal de Medio Ambiente y ellos mismos fuesen quienes autogestionaran la materia orgánica usando compostadores. Esto es, usar recipientes o depósitos con las características adecuadas para la transformación de los residuos orgánicos en compost, que podría ser utilizado después en huertos y jardines”.

Martínez añadía al respecto que “se trata de una solución ecológica y económica, pero requiere un alto grado de concienciación e implicación de la población”. En este sentido, el consejero comarcal proponía ensayar una prueba piloto de esta solución en San Juan del Flumen.

Durante la charla, se repasaban asimismo otros servicios que lleva a cabo la empresa pública Monegros Servicios Medioambientales, además de la recogida selectiva de residuos domésticos (de papel y cartón, envases, voluminosos, fitosanitarios, aceite doméstico usado, o la colaboración con Ecovidrio para la gestión de la recogida de vidrio y de ropa usada con Cáritas), como son control de plagas, limpieza viaria, tratamiento selvícola, repoblación forestal, mantenimiento de caminos, servicio de control y análisis de agua de consumo humano.

Para concluir, se proponían gestos cotidianos que todos podemos realizar para contribuir a luchar contra el cambio climático como son, entre otros, utilizar pilas recargables, evitar consumo de productos excesivamente empaquetados, comprar productos producidos cerca de casa y aplicar la regla de las tres erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Comentarios