La corporación expresa su apoyo a las trabajadoras objeto de querella por la biomasa

El alcalde de Monzón, Álvaro Burrell, en declaraciones a esta redacción, afirmaba que no entendía el paso dado desde Ecologistas en Acción y la Plataforma no a la Incineradora de Biomasa, de querellarse contra dos trabajadoras municipales por la Declaración de Interés Público de la planta. Según Burrell, se trata de una cuestión administrativa que se debería haber resuelto en el ámbito administrativo y no en la vía penal.

El alcalde explicaba que la base de la querella presentada, contra dos trabajadoras municipales y dos técnicos del INAGA, en lo que se refiere a las técnicos del ayuntamiento, es prácticamente la misma que se presentaba para la nulidad de la declaración y que los servicios jurídicos de la corporación no vieron nada punible.

La corporación ha expresado su apoyo a las trabajadoras, ya que la querella iba con nombres y apellidos señalando a dos funcionarias y en el convencimiento, que no haya nada ilícito en el expediente.

Burrell espera que en las declaraciones del día 18 de mayo las dudas queden despejadas.

Cabe recordar que la Juez Titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Monzón ha llamado a declarar como investigados a técnicos dos municipales y dos del INAGA por informar favorablemente el proyecto de construcción de una planta de biomasa a 600 metros del casco urbano. Se les acusa por los presuntos delitos contra la ordenación del territorio y urbanismo y contra los recursos naturales y medio ambiente.

En el primero de los casos, interrogará a las técnicos que firmaban la declaración de interés público del proyecto para posibilitar su ubicación en un polígono de suelo urbanizable no destinado a la instalación de industrias pesadas, que permitía la ubicación de la planta.

Mientras que los técnicos del INAGA deberán explicar su informe favorable, después que Ecologistas en Acción, denunciantes, aportaran un informe del Servicio de Cambio Climático que ponía en tela de juicio el estudio de dispersión de contaminantes presentado por el promotor de la planta de biomasa.

Entre las carencias detectadas en la instrucción están la falta de un estudio de contaminación de ozono que es perceptivo y la no consideración de elementos contaminantes como los hidrocarburos u otros contaminantes. Cabe recordar que para quemar los 51.000 kilogramos de materia prima a la hora tienen que llegar por medio del transporte de camiones.

Comentarios