Adelpa reclama al Gobierno aragonés una rectificación de las zonas de pastos de la PAC

La Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (Adelpa) exige una modificación del tratamiento de los pastos en la convocatoria de la PAC de 2016 por parte del Gobierno de Aragón porque “supone un nuevo ataque contra la supervivencia de la ganadería de montaña”. La reducción de las zonas de pastos “ha afectado especialmente a las zonas de montaña”, que es donde se encuentran las mayores superficies de pastos en Aragón, y, por tanto, al Pirineo. Por estos motivos, Adelpa va a solicitar una reunión urgente con la consejería de Sostenibilidad y Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón junto con los sindicatos agrarios para “una inmediata rectificación”.

Asimismo, reclamarán al Ejecutivo Autonómico que se declare como zonas de pastoreo tradicional en todas aquellas superficies que realmente se están pastando, con independencia de su pendiente o de su masa forestal. Según defienden desde Adelpa, si estas cuestiones no se rectifican, “implicaría que la desaparición del ganado en el Pirineo en los próximos 15 ó 20 años, creando un grave problema socioeconómico, ambiental y de ordenación territorial en una de las zonas con mayor biodiversidad y riqueza paisajística de este país”.

En la campaña para solicitar las ayudas de la PAC el pasado año, empezó a aplicarse por primera vez en Aragón, en cumplimiento de la normativa europea y nacional en esta materia, el denominado Coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP). El objetivo era en teoría el eliminar como zona de pastos (no siendo por tanto elegibles para el cobro de ayudas) aquellas superficies que por presentar zonas sin vegetación, pendientes elevadas, o masas de vegetación impenetrable, por lo que se considera que su aprovechamiento para pastos es imposible. Por lo tanto, en el sistema de información geográfica, que sirve como base para la solicitud de las ayudas de la PAC (SIGPAC), se procedió a eliminar estas superficies.

Sin embargo, el resultado final con el que se encontraron los Ayuntamientos y los ganaderos del Pirineo fue que la aplicación del CAP se había realizado mediante sistemas de información geográfica y de fotos aéreas, sin visitar realmente las zonas de pastos, y con el resultado de que se habían eliminado como pastos un considerable número de hectáreas que, sin embargo, sí que eran zonas de pastos.

A la vista de esta situación, desde ADELPA y los ayuntamientos del Pirineo se presentaron durante el año 2015, cerca de 2.000 alegaciones pidiendo la modificación del CAP para todas estas superficies. Estas alegaciones, que deberían haber sido resueltas por la DGA en el año 2015, antes de terminar el plazo para solicitar las ayudas PAC de ese año, no han sido resueltas hasta fechas recientes.

El resultado ha sido un “grave perjuicio para los Ayuntamientos y los ganaderos del Pirineo”.  De este modo, también se está produciendo un grave perjuicio para el medio ambiente y la biodiversidad pirenaica, puesto que al dejar de pastarse las zonas que se han eliminado indebidamente del SIGPAC, “el problema de abandono de pastos, pérdida de paisajes y de la biodiversidad que esta práctica de los pastos por culpa de la falta de apoyo a la ganadería de montaña por parte del Gobierno de Aragón y el Gobierno Central, se está viendo agravado a pasos agigantados”.

Comentarios