Cáritas pide que se marque también la casilla de la Iglesia en la declaración del IRPF

Ante el inicio de la campaña del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Cáritas Diocesana de Huesca se une a la campaña que promueve Cáritas Española bajo el lema “En tu próxima Declaración de la Renta: mejor 2”, invitando a todos los contribuyentes a marcar con X las dos casillas de la declaración del IRPF destinadas al sostenimiento de la Iglesia Católica y a otros fines sociales.

A pesar de la sencillez y del nulo coste que supone el marcar ambas casillas, son muchos los contribuyentes que las dejan en blanco. En la provincia de Huesca, en 2015, con un total de 112.449 declarantes por el IRPF, el 19% marcó exclusivamente la casilla de la Iglesia y el 35% exclusivamente la de fines sociales, mientras que solo el 19% marcaron ambas casillas y un 28% no marcó ninguna. Ello supuso que en Huesca la Iglesia Católica no consiguiera el 55% de la asignación que hubiera podido alcanzar, y que las entidades de fines sociales no obtuvieran el 42% de su asignación potencial, cuyas cantidades (del orden de 1.300.000 y de 1.000.000 € respectivamente) pasaron a engrosar el presupuesto del Estado. A escala nacional, esas cifras habrían supuesto duplicar prácticamente la asignación para cada uno de aquellos fines.

Una característica del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es el permitir al contribuyente destinar el 0,7% de su cuota tributaria al sostenimiento de la Iglesia Católica y otro 0,7% a fines sociales, siempre que ejerzan ese derecho marcando con una X las dos casillas correspondientes en su declaración. Según Cáritas, el marcar las dos casillas no implica, por tanto, que el contribuyente tenga que pagar más o que le devuelvan menos, sino manifestar su voluntad de que esos pequeños porcentajes de su cuota tributaria se destinen a esas dos finalidades. Dejarlas en blanco, supone hacer dejación de su derecho y que tanto la Iglesia Católica como las instituciones sociales se queden sin recurso alguno.

La aportación tributaria para el sostenimiento de la Iglesia Católica constituye un recurso indispensable, que no cuesta nada al contribuyente, y que permite a la Iglesia ejercer su misión. Cáritas Diocesana de Huesca, como organismo oficial de la Iglesia Católica en la diócesis para el ejercicio de la caridad, recibe también apoyo de las aportaciones recaudadas por la casilla destinada a la Iglesia.

En cuanto a la aportación tributaria para otros fines sociales, un 78% lo distribuye el Estado mediante convocatorias públicas de subvención entre entidades de carácter social con el objetivo de atender a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Los destinatarios finales de estos fondos son, por tanto, las personas afectadas por mayores carencias sociales, culturales y económicas. Otro 19% se destina a proyectos de cooperación en los países en desarrollo a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional; y el 3% restante lo distribuye el Ministerio de Agricultura para el desarrollo sostenible del medio rural y la biodiversidad. Cáritas Diocesana de Huesca recibió en 2015 por esta aportación más de 700.000 €, lo que supone casi un 40% de todos sus ingresos anuales, por lo que una sensible disminución de su cuantía pondría en serio peligro la continuidad de su gestión.

Con un gesto tan sencillo y que no cuesta nada, como marcar con dos X sendas casillas de la declaración del IRPF, se multiplica por dos la aportación, contribuyendo al mismo tiempo a que la Iglesia pueda seguir ejerciendo su labor espiritual y a que las entidades dedicadas a la atención de necesidades sociales, como Cáritas, puedan continuar realizando su labor.

Comentarios