Preocupación en el Justicia por el acoso escolar

La Institución del Justicia de Aragón ha hecho pública una Sugerencia dirigida a la Administración autonómica en la que manifiesta su preocupación por el acoso escolar y propone una serie de medidas que complementan las que ya se están desarrollando en el ámbito de la comunidad educativa a iniciativa del propio Departamento de Educación, el Gobierno central, los centros escolares, las asociaciones de atención a la infancia y la adolescencia y las propias Cortes de Aragón que, recientemente, han constituido una Comisión especial para estudiar políticas, medidas y recursos contra el acoso escolar.

El Justicia, Fernando García Vicente, ha querido intervenir en este debate con aportaciones realizadas desde el análisis de las iniciativas que ya están en marcha, como las Comisiones de Convivencia de los Centros, la Asesoría para la atención y orientación individualizada a los miembros de la comunidad educativa o el Programa educativo para la mejora de la convivencia, entre otras de carácter público y también privado, procedentes de asociaciones tanto locales como de ámbito nacional.   

La Sugerencia del Justicia de Aragón recoge las cifras del último estudio de la organización Save the Children, entre ellas, que casi un 10% de los estudiantes encuestados considera que ha sufrido acoso en los dos últimos meses, que las chicas son más vulnerables que los chicos y que hay más acosados y acosadores entre los estudiantes de primer ciclo de de la Educación Secundaria Obligatoria (de 12 a 14 años) que entre los de segundo ciclo (de 12 a 16 años)

Ante esas cifras, que en Aragón son algo inferiores a la media nacional (7.8% de  situaciones de acoso en Aragón frente a 9.3% en España, y 5.1% de casos de ciberacoso en nuestra Comunidad frente a 6.9% en todo el Estado), la Institución sugiere al Departamento de Educación fomentar intervenciones en tres ámbitos: la prevención, la actuación directa frente al acoso escolar y el seguimiento a posteriori de las medidas aplicadas para evaluar su eficacia.

 

En el ámbito de la prevención, el Justicia insiste en la formación de todas las personas que forman parte de la comunidad educativa, no sólo profesores, también conserjes, monitores de comedor, etc. que pueden ver indicios que se escapan al control del profesorado. En cuanto al alumnado, se propone dedicar, al menos, una tutoría al mes para desarrollar la inteligencia emocional de los alumnos, la empatía y simular conflictos para analizar las consecuencias de la pasividad y de los actos de cada participante. También propone el Justicia, adoptar medidas para evitar la soledad y el aislamiento del menor que sea más vulnerable al acoso, procurando que se incorpore a actividades de grupo.

 

En cuanto a la actuación directa ante el acoso escolar, el Justicia insiste en la intervención no sólo con el agresor, agresores, la víctima y sus respectivas familias, sino con el conjunto de la clase con el fin de evitar el ambiente de apoyo y aprobación hacia este tipo de intimidación e inculcar que el silencio no es una opción ante el acoso;  todo ello, trabajando al mismo tiempo que la víctima no desarrolle vergüenza, perdida de dignidad o culpa.

Comentarios