CEOE Aragón considera positiva la evolución del paro, la afiliación y la contratación de abril

Abril ha registrado un nuevo descenso del desempleo en Aragón respecto al mismo mes del año anterior (-11,93%, que refleja 11.891 personas menos en desempleo), encadenando así ya 27 meses con reducciones interanuales del número de parados. La evolución del paro registrado también es positiva en términos mensuales, en comparación con marzo, con la tercera reducción (-2,11%) consecutiva en este año. La continuidad de las disminuciones, especialmente en los datos interanuales, muestra que se mantiene la positiva evolución de los últimos dos años en el mercado laboral aragonés, que en abril mejora los también positivos registros de España (-7,43% de bajada interanual y -2,04% mensual).

Pese a ello, el número de desempleados continúa siendo demasiado elevado y exige medidas que refuercen y apoyen la actividad empresarial y la generación de empleo, más de cuyo 82% depende en Aragón del sector privado.

Por sectores, son especialmente destacables los descensos respecto a abril de 2015 que han experimentado Construcción (-24,02%) e Industria (-14,86%), sector de especialización relativa en nuestra Comunidad Autónoma. En el plano provincial, la tendencia positiva se constata también en Teruel, Zaragoza y Huesca en términos interanuales (-12,71%, -11,99% y -11,10%, respectivamente), siendo esta última la única en que se produce un leve aumento mensual de desempleo.

El aumento de la afiliación también refrenda la mejor evolución del mercado laboral, con la incorporación de 13.081 personas más cotizantes en Aragón (2,57%) en comparación con el año pasado, un aumento que también afecta a las tres provincias.

En consonancia con estos datos, la contratación ha crecido interanualmente también en el conjunto de la Comunidad Autónoma y en sus tres provincias, haciéndolo en mayor medida los contratos indefinidos (22,01% frente a 9,60% de los temporales). Pese a situarse en un nivel que CEOE Aragón considera alto (22,4% según los últimos datos de la EPA del primer trimestre), la temporalidad es actualmente bastante inferior a la que existía en la Comunidad antes de la crisis económica, cuando alcanzaba el 28%.

Los últimos datos y la evolución del mercado laboral aragonés son, en suma, positivos, aunque quede todavía mucho camino por recorrer para alcanzar los niveles previos a la crisis económica. La continuidad de esta tendencia depende en gran medida de la actividad y competitividad de las empresas, que requieren que se mantenga el esfuerzo conjunto para consolidar la recuperación económica y avanzar en aspectos fundamentales como la erradicación de la morosidad y la eliminación de trabas y duplicidades burocráticas, la reducción de costes como los energéticos y las cotizaciones sociales o el impulso a la internacionalización, la innovación y el crecimiento empresarial. También sería muy deseable contar con en un entorno estable, con la menor incertidumbre posible en torno a las políticas que influyen tanto sobre el clima de consumo como sobre las decisiones de inversión de las empresas, cuyos efectos repercuten en el empleo a medio y largo plazo.

Comentarios