El servicio de ayuda a domicilio para dependientes llega a una docena de usuarios en Ribagorza

La atención a las personas dependientes es sólo una de las aristas de los Servicios Sociales de la Comarca de la Ribagorza. La atención a la dependencia ofrece diferentes asistencias en función del grado de dependencia que tienen reconocido los usuarios sin olvidar otras ayudas como el servicio de apoyo a la unidad de convivencia.

Audio sin título
Audio sin título

La Ley de la Dependencia reconoce a aquellas personas que tienen necesidad de ayuda de otras personas para realizar las actividades básicas del día a día. Desde julio de 2015, la Comarca de la Ribagorza, presta ya el servicio de ayuda a domicilio, de lunes a domingo, a personas dependientes. En la actualidad, en la Ribagorza, hay alrededor de una docena de personas que se benefician de este servicio, de ellos, seis o siete casos, están en Graus.

A cada usuario, en función del grado de dependencia, se le realiza un informe personalizado. Los grados van del 1, que es dependencia moderada, al 3 que son los grandes dependientes. Hay usuarios a los que se les presta el servicio de lunes a viernes, a otros los siete días de la semana, algunos sólo en horario de mañana y, a otros, también tarde y noche.

Carmen López, vecina de Graus, es familiar de una persona dependiente diagnosticada con grado 3. Ella es la cuidadora principal de su marido pero desde hace 6 años recibe el apoyo del servicio de atención a domicilio 10 horas a la semana, de lunes a viernes, para ayudarle por las mañanas a levantarlo, asearlo y vestirlo y, por las tardes, a levantarlo de la siesta, y sacarlo a pasear.

Considera que es un servicio necesario, por la ayuda, tanto física como psicológica, que representa para el cuidador de un dependiente.

Sara Martínez, trabajadora de Servicios Sociales de Ribagorza, explicaba que aunque el objetivo es el apoyo a la persona dependiente no hay que olvidar a los cuidadores que, con el paso del tiempo, acaban sobrecargándose. Es una relación muy estrecha, decía, la que se establece con el usuario y su cuidador, porque los auxiliares de ayuda a domicilio, acaban formando parte de su día a día.

El pasado mes de febrero el BOA publicaba la addenda al convenio que, en abril de 2015, suscribieron GA y Comarca de la Ribagorza para la atención de personas en situación de dependencia en el servicio de ayuda a domicilio.

Comentarios