El Ayuntamiento de Málaga no ejecutó una sentencia que anulaba una oposición a policías locales

En Huesca, un caso de similares características, provocó que cuatro policías tuvieran que dejar su puesto. Un error administrativo del propio ayuntamiento de Huesca desencadenó el proceso judicial que terminó anulando la oposición el 8 de julio de 2015. El juez dio por ejecutada su sentencia en enero de 2016, una vez que el alcalde firmó el cese de los cuatro funcionarios

CASO EN MALAGA

El Ayuntamiento de Málaga deberá indemnizar con 28.000 euros a dos aspirantes a policía local que denunciaron y lograron que se anulara la convocatoria de plazas de 2002, tras filtrarse el contenido del último examen según un auto al que ha tenido acceso SER Málaga.

En noviembre de 2002 el Ayuntamiento de Málaga celebró las pruebas a los aspirantes para 94 plazas de policía local. Poco después tres de ellos denunciaban a los tribunales que, antes de celebrarse, se había filtrado el contenido del tercer y último ejercicio a quienes habían preparado las pruebas en una academia que tenía un convenio de colaboración con el sindicato policial UPLB.

El TSJA les dio la razón a los demandantes en 2009, anuló la convocatoria de plazas, siete años después de haberse celebrado indicó que la filtración de la prueba rompía el principio de igualdad, mérito y capacidad que debe regir el acceso a la función pública. El Supremo ratificó en 2011 la sentencia del tribunal andaluz. Desde entonces los aspirantes pidieron hasta en cuatro ocasiones al Ayuntamiento de Málaga que ejecutara la sentencia, cosa que no hizo el consistorio que, de hecho alegó que la sentencia era inejecutable, los policías que superaron la prueba siguen en sus puestos pese a que la prueba fue declarada nula, el TSJA dio la razón al consistorio malagueño.

El Ayuntamiento de Málaga deberá indemnizar con 28.000 euros a dos aspirantes a policía local que denunciaron y lograron que se anulara la convocatoria de plazas de 2002 tras filtrarse el contenido del último examen según un auto al que ha tenido acceso esta emisora.

En noviembre de 2002 el Ayuntamiento de Málaga celebró las pruebas a los aspirantes para 94 plazas de policía local. Poco después tres de ellos denunciaban a los tribunales que, antes de celebrarse, se había filtrado el contenido del tercer y último ejercicio a quienes habían preparado las pruebas en una academia que tenía un convenio de colaboración con el sindicato policial UPLB.

Ahora la Sala de lo Contencioso ordena que los demandantes que denunciaron estas irregularidades sean indemnizados con 28.223 euros cada uno. Ellos reclamaban casi 500.000 euros al considerar que es lo que han dejado de ganar como policías locales de Málaga desde 2002 y las costas del proceso. El tribunal dice que no, que de hecho, la anulación de la prueba no implica que ellos hubieran accedido a la plaza. En definitiva 14 años y tres sentencias después la filtración de un examen y la anulación de la convocatoria a policía local se salda con treinta mil euros para cada uno de los que denunciaron una irregularidad que quedó probada.

Comentarios