El II Encuentro de Arqueología de Los Monegros despierta gran interés

Se trataba de la segunda edición de este encuentro, que está organizado por la Asociación Cultural de Investigación Arqueológica de Monegros (ACIAM) con la colaboración de la Comarca de Los Monegros. En esta ocasión se centraba en el patrimonio cultural en riesgo, con varias charlas en las que participaban destacados expertos en la materia como Francisco Romeo o Julia Justes, hablando de primera mano de los casos Helmet y Chaves, así como de arqueología profesional urbana. Y también la conferencia de Alfonso Salillas, el alcalde de Villanueva de Sijena, quien abordaba, como gran conocedor, la historia del Monasterio de Sijena. Además se recordaba la figura de Antonio Beltrán, en el centenario de su nacimiento en Sariñena.

El presidente de Asociación organizadora, Hugo Chautón, se mostraba muy satisfecho y recordaba que el objetivo es siempre hacer este encuentro en un tono divulgativo, puesto que la pretensión principal de esta iniciativa es acercar el mundo de la arqueología a la sociedad. También valoraba de forma muy positiva el encuentro, la presidenta de la Comarca de Los Monegros, Judith Budios, quien destacaba que “este encuentro es un ejemplo de apuesta cultural y de dinamización local y para la Comarca es una satisfacción colaborar con iniciativas como ésta, fruto de la unión de esfuerzos, que contribuyen a poner en valor y potenciar los recursos patrimoniales”.

DESTACADAS PONENCIAS

La directora de la Sección de Arqueología del Instituto de Estudios Altoaragoneses, Julia Justes, era la primera ponente del Encuentro. En su intervención “Arqueología urbana en el siglo XXI: ¿Operación rescate?” era crítica con la situación actual, “a pesar de que hemos avanzado tras las regulaciones de los años 80”, y hacía una apuesta por acercar el patrimonio arqueológico a la sociedad. “Es fundamental comunicar que la misión de la arqueología urbana es conocer el pasado, la historia de la ciudad. Los arqueólogos no estamos para dar problemas cuando hay obras. Tenemos que elaborar un proyecto común de yacimiento en la ciudad, no trabajar en islas, ya que esto permitirá centralizar la información adquirida y hacerla accesible a todo el mundo. Tenemos que priorizar la investigación y la divulgación si queremos que la sociedad nos comprenda. Sin un plan de actuación, seguiremos llenando los museos de cajas con materiales, pero vacías de contenido”.

Por su parte, Francisco Romeo, jefe de Sección de Prevención del Patrimonio Cultural y Secretario de la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural y perito de los Casos Chaves y Helmet, hablaba sobre el expolio y su tipología y recordaba que “los yacimientos arqueológicos son un bien de dominio público. A los arqueólogos nos interesa la información que el objeto aporta y si hay expolio se priva a la sociedad de toda esta información y de su interpretación. Lo importante es el contexto”. Romeo también abordaba el comercio de antigüedades y avanzaba que desde el GA se va a comenzar una campaña de señalización de yacimientos, con el fin de contribuir a su preservación. Tanto el caso Chaves como Helmet están en secreto de sumario. En la operación Helmet se han incautado más de 9.000 piezas. La aparición de unos cascos celtíberos desconocidos hasta la fecha y procedentes del expolio de yacimientos aragoneses han dado como resultado el poder reconstruir la verdad sobre los celtíberos. “No eran soldados bárbaros, como a la propaganda romana le interesó que se recordaran, sino que se trataba de un ejercito formado, bien equipado y que entraba en combate con una estrategia moderna de tipo helenístico”, resumía el arqueólogo, al tiempo que reconstruía visualmente la vestimenta de un soldado celtíbero. Romeo concluía diciendo que “destruir patrimonio es un delito. La arqueología busca aportar datos y completar nuestra historia. El patrimonio es de todos y lo tenemos que defender todos. Sin patrimonio cultural perdemos nuestras señas de identidad”

Por último, el alcalde de Villanueva de Sijena, Alfonso Salillas, hablaba sobre el “Monasterio de Sijena. Desde su fundación hasta la premeditación de su expolio”. Gran conocedor de este tema, por vinculación familiar al ser descendiente de varias generaciones de canteros del Monasterio y por su lucha durante muchos años por conseguir la devolución de los bienes de Sijena, Salillas ha señalado que “los bienes artísticos de Sijena sufrieron un expolio, a través de unas ventas fingidas que, hemos demostrado que no sólo fueron ilegales, es que no existió tal venta puesto que no se pagó nada por las obras a las monjas”. Salillas realizaba un recorrido por la historia del Monumento desde su fundación, con gran profusión de imágenes en las que se podía comprobar el esplendor de este Monumento Nacional desde 1923, fundado en 1188 por la reina Doña Sancha de Aragón, hasta su situación actual, fruto del expolio sufrido durante el pasado siglo. En este sentido, destacaba las pinturas de la Sala Capitular arrancadas durante la Guerra Civil y expuestas actualmente en el MNAC. Para Salillas, es importante “fomentar la sensibilidad por todo lo que supone un mayor conocimiento de nuestra historia y la arqueología es vital para ello. Un pueblo que conoce su historia está orgulloso de ella y se siente identificado. Tenemos que continuar apoyando este tipo de iniciativas que contribuyen a ese conocimiento”.

HOMENAJE A ANTONIO BELTRÁN

De entre las múltiples disciplinas que cultivó el catedrático D. Antonio Beltrán (Sariñena, 1916 – Zaragoza, 2006), la arqueología fue una de las más destacadas. Por la gran labor que desarrolló en este campo el insigne monegrino, el II Encuentro de Arqueología de Los Monegros celebrado este sábado le quería rendir un homenaje en el centenario de su nacimiento y su recuerdo ha estado presente en todas las intervenciones que se realizaban a lo largo de la mañana en el Salón de Actos de la Comarca de Los Monegros ubicado en Sariñena.

El decano del Ilustre Colegio de Doctores y Licenciados de Aragón, José Ignacio Lorenzo Lizalde, alumno de D. Antonio Beltrán en la Universidad de Zaragoza, glosaba su figura y le recordaba con gran sentimiento y admiración. “Un hombre muy inteligente con una memoria excepcional y con una capacidad envidiable para conectar con la gente. Prolífico profesionalmente y en publicaciones y un referente mundial en el arte rupestre, de cuya labor todavía quedan muchos trabajos por retomar, como es el caso del yacimiento monegrino de las Valletas. Su figura es muy importante para Los Monegros, para Aragón y para España. Secretario de todos los congresos nacionales de arqueología, vamos a intentar continuar en su memoria esta iniciativa, organizando un nuevo congreso nacional el próximo año”, señalaba Lorenzo Lizalde, quien destacaba sus numerosas actuaciones arqueológicas.

Comentarios