La BTT solidaria de Grañén vuelve a recaudar fondos para luchar contra el cáncer

Con las inscripciones de en torno a las 300 personas, la BTT Color Esperanza en su tercera edición, volvía a conseguir recaudar dinero para la lucha contra esta enfermedad y dejar los beneficios para la Asociación Española Contra el Cáncer en Huesca. A lo que hay que añadir todo lo recopilado en la subasta benéfica de prendas deportivas cedidas desinteresadamente. El tiempo acompañaba en la mañana del domingo para el desarrollo de esta cita consolidada.

Lo más destacado para la organización, entre Ayuntamiento de Grañén, el colectivo contra el cáncer y el Club Ciclista local, es la implicación de todas las personas, entidades, voluntarios, comercios y establecimientos que quisieron aportar para los regalos y premios de los participantes.

En todo lo deportivo, los dos recorridos se desarrollaban según lo previsto. Los ciclistas, según el nivel, podían elegir entre dos circuitos, de 12 y de 52 kilómetros. Pequeños y mayores disfrutaban del pedaleo por las inmediaciones de Grañén, con un paisaje que siempre sorprende a los que vienen desde fuera.

Lo más destacado para la organización, entre Ayuntamiento de Grañén, el colectivo contra el cáncer y el Club Ciclista local, es la implicación de todas las personas, entidades, voluntarios, comercios y establecimientos que quisieron aportar para los regalos y premios de los participantes. Tal era la colaboración que había incluso más premios que personas tras la comida de hermandad.

A todos los fondos recaudados hay que añadir, lo recopilado en la subasta benéfica de prendas deportivas cedidas desinteresadamente; como los ofrecidos por el Huesca, el Balonmano Huesca o el CAI Zaragoza, o a título particular por Roberto Heras o Arda Turán. Incluso había la posibilidad de hacerse un tatuaje para colaborar, gracias a Disturbio Tatto.

De nuevo, gran ambiente de convivencia y ante todo solidaridad, en el que también había un espacio para el homenaje, con un reconocimiento a personas que luchan en su día a día contra esta enfermedad, Antonio Azagra y Carmen Usé.

Comentarios