El Geoparque de Sobrarbe enseña a los escolares la antigüedad del territorio

Los escolares de Sobrarbe están conociendo hasta este miércoles los bienes situados en el Geoparque de Sobrarbe inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Se trata de un programa didáctico que presta especial importancia a la influencia de la cultura pastoralista en la construcción del patrimonio cultural de la zona y también a la arqueología, como una de las ciencias que permiten aproximarse a este conocimiento.

El objetivo de esta actividad es difundir entre la población local el conocimiento del entorno que le rodea, desde el punto de vista paisajístico, patrimonial y cultural. En total, 450 escolares de Educación Infantil y Primaria de Sobrarbe, a sus familias y a medio centenar de docentes. Los actos educativos se desarrollan en Pineta, un valle de origen glaciar. Asimismo, hay puntos de Ordesa, Añisclo o Escuaín de especial interés en que también se promueven estos valores y también en el otro lado del Pirineo, como, por ejemplo, Gavarnie, Estaubé, Torumouse y Barroude porque comparten una herencia cultural común.

Se trata de territorios en que las comunidades con un modo de vida agro- pastoril era la predominante y sus huellas han quedado patentes a lo largo de los siglos. Por este motivo, los talleres que se enmarcan en este proyecto educativo toman como referencia ese estilo de vida y sus características; formas de vida prehistóricas, arte rupestre, el tratamiento del ganado, la vida del pastor, las leyendas y la botánica son las ramas de estudio que se analizan.

Esta actuación se encuentra dentro del programa ‘Estudio y difusión del pastoralismo en el bien Pirineos Monte Perdido II’ financiado al 75% por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España, y desarrollado por la Comarca de Sobrarbe en el marco de los actos de la Semana de la Red Europea de Geoparques.

Comentarios