Etnología, naturaleza y ciencia protagonizan los museos de Sobrarbe

Son los temas que predominan en los espacios museísticos sobrarbenses. Entre los de mayor repercusión, se encuentran el Museo de Oficios y Artes Tradicionales de Aínsa, el Eco Museo en la misma villa medieval; el museo de las navatas y la madera en Laspuña o el centro dedicado a la cueva del oso en Tella. No obstante, hay otros que llaman poderosamente la atención del público, como, por ejemplo, el Museo de la Electricidad en Lafortunada o el Museo de Creencias y Religiosidad Popular en Abizanda. La Comarca de Sobrarbe es por tanto rica en museos de temáticas diversas que enriquecen la experiencia al visitante.

En Aínsa, el Museo de Artes y Oficios Tradicionales ha comenzado en este 2016 a abrirse al público a lo largo de las temporadas turísticas consideradas como de alta ocupación. En él se puede descubrir, a través de una de las colecciones etnográficas más interesantes del Pirineo, cómo se vivía en el medio rural cuando los trabajos se realizaban a mano.

En este sentido, también hay centros etnológicos en Torla, San Juan de Plan, Bielsa y el ‘Molino de Pedro Buil’ en Paules de Sarsa. El Museo de la Alfarería Tradicional en Morillo de Tou causa una gran aceptación, así como también el Molino harinero y molino del aceite en Almazorre. El Museo de las navatas y de la madera en Laspuña conquista a los visitantes con la exposición de utensilios empleados para la explotación de la madera. En su conjunto, el estudio de los antiguos pobladores y la evolución de los hábitos de vida son los temas más abordados en este territorio.

La naturaleza que contiene esta comarca es el marzo para estudiar flora y fauna, geología y aspectos como la importancia del agua. Estos motivos se analizan con pelos y señales en el Eco Museo de Aínsa, el espacio del Geoparque de Sobrarbe; en el Centro de Visitantes del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y en el Museo Paleontológico en Lamata. Asimismo, el Museo de la Cueva del Oso recoge la vida y la esencia de uno de los animales más legendarios del Pirineo, el oso de las cavernas.

Los ejemplos más curiosos y singulares se encuentran en Lafortunada, con un majestuoso Museo de la Electricidad, y dos en Abizanda, con el Museo de Creencias y Religiosidad y el Museo de los Títeres. En Tella, además, hay un centro de interpretación denominado Casa de la Bruja, en el que la magia y la etnobotánica cobran todo el protagonismo.

Comentarios