La Comarca de Somontano considera que el Gobierno de Aragón debe sellar su vertedero

Es uno de los cinco vertederos urbanos aragoneses sancionados por incumplir la normativa europea. En total, la Comarca del Somontano ha invertido más 150.000 euros en esta infraestructura. El director General de Calidad Ambiental del Ejecutivo Autonómico en 2007, Roque Vicente, firmó el compromiso financiar y ejecutar el sellado del vertedero. Los trabajos se adjudicaron a la empresa Sodemasa, que elaboró el proyecto pero nunca llegó a realizarlo. Por ello, en la actualidad funciona como un punto limpio.

El presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, señala que “la competencia de solucionar el problema es de la Comunidad Autónoma” y han “avanzado los trámites para que el sellado pueda iniciarse de inmediato”. Sin embargo, este mismo mes de mayo, representantes del ente comarcal han mantenido un encuentro con la actual Dirección General de Calidad Ambiental. El compromiso que adquirió es que Sarga revisará el proyecto que hizo Sodemasa en el que se contemplaba una inversión de un millón de euros para el sellado. Posteriormente se buscarán posibles vías de financiación para ejecutarlo.

La historia de esta infraestructura se remonta al año 2005, cuando la Comarca de Somontano encargó la redacción de un proyecto de clausura, sellado y mantenimiento del vertedero de residuos urbanos de Barbastro (situado en carretera Berbegal); proyecto que entregaron en noviembre de ese mismo año. De este modo, en 2006 comenzaron las actuaciones con arreglo al proyecto redactado.

Un año después, en enero de 2007, la dirección General de Calidad Ambiental asumió la financiación y ejecución del sellado, encargando un nuevo proyecto a Sodemasa que lo concluyó en febrero, de tal manera que en marzo se puso a disposición de dicho departamento los terrenos para que procediera al sellado.

La clausura y cierre de este vertedero tuvo lugar en 2008. En el mes de enero cesaba su actividad, puesto que el sellado nunca se ejecutó, y se convertía en un punto limpio. En octubre del mismo año, el ente comarcal remitió una carta a la Dirección General de Calidad Ambiental solicitando el sellado del mismo. Ese mismo año y al siguiente hubo intentos por parte de la Comarca para sacar adelante la ejecución del sellado con la financiación de actuaciones previas y necesarias para tal efecto.

Volvieron a mantener una reunión con la directora del citado departamento del Ejecutivo Autónomo en 2013, Pilar Molinero, tras el procedimiento de infracción de la UE para solicitar que se retomara el proyecto y que el Gobierno de Aragón asegurase la financiación, pero la respuesta fue que el ente comarcal debía hacerse cargo de las actuaciones, según explica Facerías.

En 2014, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental hizo pública una resolución para autorizar el sellado, clausura y el plan de mantenimiento y control del vertedero de residuos urbanos de Barbastro.

Este mismo mes, había una nueva reunión en que la dirección General de Sostenibilidad del Gobierno de Aragón transmitía la intención de buscar soluciones. Por un lado, Sarga revisará el proyecto que elaboró Sodemasa que recogía una inversión para ejecutar el sellado de un millón de euros. Por otro lado, tras las actualizaciones que fueran pertinentes, “se buscarían posibles vías del financiación de dicho proyecto”.

Comentarios