Se prevé una buena cosecha, pero el mundo del campo necesita un equilibrio entre precios y producción

La cosecha de cereal, esta temporada, puede ser magnífica, casi a la altura de lo que se recogió en 2013, que fue un año récord. En todo caso, para lograr esa calificación, deberá darse un equilibrio entre cantidad, precios y meteorología. En lo que es trigo y cebada, en la provincia de Huesca hay entre 170.000 y 180.000 hectáreas de secano, y 70.000 de regadío. La producción estimada varía entre 890.000 y 1.030.000 toneladas.

La preocupación se sitúa ahora en los precios. Está previsto el pago de 150 euros por tonelada de cebada, y entre 150 y 155 euros por tonelada de trigo. Lo ideal, para cubrir costes sería poder cobrar 200 euros por tonelada.

Por lo que se refiere a las siembras de primavera, se prevé entre un 25 y un 35% menos de maíz. Los embalses están llenos, pero el agricultor está mostrando apatía debido a los bajos precios, porque hay abundancia de maíz. La posibilidad de rendimiento económico es nula, lo que hace que el agricultor se retraiga de plantar.

En cuanto a la campaña de la fruta, ha comenzado la fruta dulce, de albaricoque y cereza. Aunque alguna helada ha provocado frutas rajadas, se espera una gran cosecha, de calidad excelente. Por lo que se refiere a la fruta de hueso (melocotón, paraguayo, nectarina...), hay una buena producción. De nuevo, el problema serán los precios.

Otra amenaza para el sector de la fruta es el veto ruso. Además, una parte importante del mercado de la fruta en la provincia de Huesca está en el norte de Europa, si hace calor en verano. Los agricultores consideran muy difícil abrir nuevos mercados.

Y finalmente, se espera una buena producción de almendras. De las 60.000 hectáreas de Aragón, 13.000 se encuentran en la provincia de Huesca. La producción de Aragón será de unas 15.000 toneladas, lo que supondrá entre el 30 y el 35% de toda España. En este caso, la previsión de precios es optimista.

Comentarios