Un foncense miembro del equipo finalista de un concurso de aplicaciones de la NASA

Un proyecto desarrollado por alumnos, titulados y profesores de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha sido seleccionado como finalista del International Space Apps Challenge, el concurso de aplicaciones para el espacio de la NASA. Entre los alumnos el foncense Víctor Girón.

Se trata de Mars UPV, un trabajo que combina tres ideas revolucionarias: un exoesqueleto inteligente, una mochila propulsora y un casco de realidad aumentada (HUD). El prototipo ha sido elegido por el jurado como Mejor Uso de Hardware, junto con otras cuatro propuestas de Inglaterra, Francia, Bulgaria y Argentina.

La fase local del Space Apps Challenge 2016 se celebró del 22 al 24 de abril simultáneamente en 193 ciudades de 72 países y giró en torno a seis grandes áreas temáticas relacionadas con las misiones espaciales: la aeronáutica, la Tierra, la Estación Espacial Internacional, viaje a Marte, Sistema Solar y más allá, y la tecnología espacial. En total, se presentaron 1.286 equipos (cerca de 15.000 participantes de todo el mundo) que propusieron soluciones innovadoras para los retos planteados por la NASA. De todos ellos, solo 5 equipos por cada categoría han pasado a la ronda final.

El proyecto Mars UPV consiste en un exoesqueleto inteligente que refuerza los movimientos de los astronautas desde el impulso del nervio y una mochila propulsora cuya característica principal radica en el uso como combustible de metano líquido y oxígeno, sintetizables in situ en el ambiente marciano. Todo ello se completa con un display integrado en el casco, que interactúa con el entorno gracias a un software específico y muestra información de interés sobre el planeta y las posibles señales de vida.

En su construcción, ha intervenido activamente hasta casi una veintena de miembros de la UPV: 15 son alumnos de grado y posgrado y titulados (integrantes todos ellos de la comunidad Makers UPV) y 3 son investigadores del Instituto Universitario CMT-Motores Térmicos.

El premio, en caso de ganar, consiste en una visita a Cabo Cañaveral, para visitar las instalaciones de la NASA, mantener encuentros con astronautas e ingenieros, y presenciar en directo el despegue de una misión.

Comentarios