¿Bebedor social o alcohólico?

vino alcohol supermercado

Este domingo la Asociación de Alcohólicos Anónimos y los grupos de familia Al-Anón celebran su segundo aniversario en Huesca y lo hacen recordando que se puede dejar de beber, si bien la enfermedad queda latente. Por eso el mensaje va dirigido también a la gente joven que, aseguran, “no se dan cuenta de todo lo que viene después del alcohol”. Definir qué es un ‘bebedor social’ o una persona ‘alcohólica’, no resulta fácil y la preocupación va dirigida precisamente a esa franja de edad que no concibe la fiesta sin un vaso de alcohol en la mano.

La Asociación cumple dos años, aunque llevan trabajando seis en los locales de la Cruz Roja de Huesca y en las parroquias de Monzón y Sabiñánigo. El perfil de las personas que acuden a estos grupos es de todas las edades, sexos y de todos los sectores de la población. Pedro , de Alcohólicos Anónimos define como “enfermedad” este problema

En ocasiones, acudir a un grupo de estas características es el último recurso donde se comparten experiencias. Pero, indican “no solo se deja de beber, también se aprende a recuperar la dignidad y a ser feliz”.

Cuesta mucho acercarse a estos grupos o reconocer el problema porque al alcoholismo se la define también como “la enfermedad del autoengaño”. Cada vez se percibe que más gente joven tiene este problema porque, asegura quienes han pasado por lo mismo, no conciben una fiesta sin un vaso de alcohol en la mano. La línea que separa la definición de ‘bebedor social’ a padecer alcoholismo, es a veces más fina de lo que puede pensarse, por eso la labor de prevención es indispensable.

Comentarios